¿Dónde está la OTAN? ¿Y dónde está Trump?

OTANEl virus está destruyendo las economías y paralizando las sociedades, en formas que los planificadores militares rusos sólo podían soñar. Este enemigo invisible, se ha convertido en el desafío de seguridad más completo al que se han enfrentado las naciones de la OTAN, destruyendo sus economías y paralizando sus sociedades, de una manera que los planificadores militares rusos sólo podían soñar. Esta semana, los ministros de defensa convocarán una reunión extraordinaria por videoconferencia segura, para discutir la respuesta de la Alianza a la pandemia. ¿Será la OTAN capaz de dar un paso adelante?

Desafortunadamente, la OTAN ha tenido un comienzo lento. El COVID-19 sorprendió la Alianza y, como casi todos los gobiernos, tuvo un retraso en la respuesta. El liderazgo de EE.UU., de la Administración Trump, estuvo notablemente ausente. En lugar de galvanizar a los aliados en la acción, los responsables de EE.UU. inicialmente señalaron que la crisis no era un problema de la OTAN. China y Rusia llenaron el vacío, bombardeando con éxito a las naciones aliadas con propaganda y llenando el espacio de información con elaborados (aunque efímeros) despliegues de entrega de suministros médicos y asistencia mientras la OTAN se esforzaba por recuperar el tiempo perdido.

Pero más que ideas, esta crisis también ha tenido un impacto inmediato en los ejercicios, la actitud de la fuerza y la preparación de la OTAN. La misión en Irak está realmente en pausa. El mayor ejercicio militar de EE.UU. de la era posterior a la Guerra Fría, DEFENDER-Europa 20, ha sido cancelado. El movimiento de tropas de EE.UU. a través de Europa se ve como demasiado arriesgado. Aunque no hay signos actuales de contagio generalizado entre las fuerzas aliadas, están acorraladas y el énfasis está en su protección. Los líderes del Pentágono insisten en que el Ejército de Estados Unidos está listo para luchar contra la pandemia, si fuera necesario, pero claramente la parálisis subraya la fragilidad de las operaciones militares y la postura de disuasión de la OTAN.

La misión principal de la OTAN es la defensa territorial. Rusia inicialmente trató de aprovechar la situación hurgando en las defensas de la OTAN y bombeando desinformación para tratar de socavar la unidad y sembrar conspiraciones (como la mentira de que la OTAN es responsable de COVID y su propagación.) Esto no se detendrá. Y dado que esta pandemia ha catalizado la propia crisis sanitaria y económica de Rusia, debemos preocuparnos por un escenario en el que intente poner a prueba a la Alianza para distraer aún más de los problemas internos.

Si la OTAN no aprovecha este momento, la crisis del coronavirus podría socavar su credibilidad y hacer que se cuestione su propósito una vez más, sólo que esta vez en un mundo post-pandémico peligroso. Si la OTAN no es vista como un actor para aliviar la carga de seguridad causada por la pandemia, como ayudar con el transporte aéreo de suministros o demostrar su solidaridad, dará municiones a aquellos que quieran debilitarla o desmantelarla.  Dado que todas las economías de la OTAN estarán bajo una tremenda presión en los próximos años, es difícil ver cómo el tema del 2 por ciento del gasto de defensa de los aliados se hará más fácil.

Afortunadamente, cada crisis trae oportunidades. En primer lugar, la OTAN tiene una capacidad única para organizar el transporte aéreo estratégico para apoyar la lucha contra la pandemia tanto en los países aliados como en los asociados. Estas capacidades ya han ayudado a entregar equipos de protección y suministros médicos a numerosos aliados y socios en Europa. Y a medida que la pandemia se extiende por Oriente Medio y África, la OTAN debería desplegar sus capacidades para ayudar a proporcionar suministros y ayuda, lo que será especialmente importante dados los esfuerzos previstos de China para hacer lo mismo.

En segundo lugar, la Alianza necesita pensar de forma más exhaustiva en la seguridad común. La OTAN ha intentado con ahínco ampliar la apertura de sus esfuerzos en dominios como el cibernético, a lugares desde Afganistán hasta el Ártico, pero ahora es obvio que una pandemia puede causar tanto daño a las poblaciones y economías de la OTAN como un conflicto armado. Dándose cuenta de esto, la Alianza debe estar mejor preparada para este tipo de crisis en el futuro. La OTAN debe desarrollar planes de defensa permanentes para la respuesta a la pandemia, tanto como necesita planes contra un competidor cercano o una amenaza terrorista.

Tercero, esta crisis también debe impulsar las discusiones internas, en torno a la toma de decisiones en situaciones de crisis.  Su capacidad para la rápida toma de decisiones ha sido un desafío permanente. Sin embargo, la naturaleza sin precedentes de la crisis de COVID-19 está obligándola a adaptarse sobre la marcha y a trabajar desde casa. La capacidad de deliberar a distancia por videoconferencia segura, que los ministros de relaciones exteriores de la OTAN hicieron por primera vez la semana pasada, demuestra que es posible. Mejorar la velocidad y la accesibilidad de la toma de decisiones seguras reforzará la disuasión y mejorará la capacidad de la OTAN para responder a la próxima crisis.

Nada de esto es posible sin el liderazgo de EE.UU., que es muy deficiente. El silencio de la Administración Trump sobre el papel de la OTAN ha sido ensordecedor, creando dudas incluso entre los más acérrimos amigos europeos. Mientras que todos los países están luchando para responder a esta pandemia, EE.UU. difícilmente parece el líder indispensable al que los aliados pueden buscar dirección y en el que pueden confiar.

No es demasiado tarde. Esta semana los ministros de defensa de la OTAN pueden tomar una serie de medidas prácticas para llevar a la a Alianza por el buen camino para hacer frente a esta pandemia y prepararse mejor para la próxima. Si la OTAN tiene una respuesta correcta, puede salir mucho más fuerte. Todos podemos.

Fte. Defense One (Derek Chollet, Michał Baranowski y Steven Keil)

Derek Chollet es vicepresidente ejecutivo del Fondo Marshall Alemán de Estados Unidos y asesor principal para la política de seguridad y defensa. También es un antiguo colaborador de Defense One. Chollet es autor del libro “The Long Game: How Obama Defied Washington and Redefined America’s Role in the World”

Michał Baranowski es el director de la oficina de Varsovia del Fondo Marshall Alemán, donde se centra en las relaciones transatlánticas, la política exterior de Estados Unidos y las relaciones entre los Estados Unidos y Europa Central y Oriental.

Steven Keil es miembro de la oficina de la GMF en Washington.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.