¿Después del carro de combate M1 Abrams, qué?

M1 AbramsEn algún momento, al Ejército de EE.UU. se le acabará la posibilidad de introducir mejoras en este mítico tanque. ¿Y, entonces qué?

El tanque Abrams ha sido tan masivamente mejorado a lo largo de los años, que la máquina de guerra de la era de los 80 es ahora casi un vehículo completamente nuevo… ya que tiene nuevos blindajes, computadoras, municiones, sensores y armas.

Sin embargo, es interesante que, junto a las armas y la tecnología, las razones por las que el Abrams es todavía tan relevante para la guerra moderna, existe otra razón clara por la que el tanque en general no tenga futuro: la necesidad de una coraza pesada.

Esto plantea una cuestión interesante, sobre todo teniendo en cuenta que el programa Army´s Next-Generation Combat Vehicle se centra en la construcción de plataformas blindadas más ligeras y habilitadas para la inteligencia artificial, con vehículos como su tanque ligero Mobile Protected Firepower y el nuevo vehículo de transporte de infantería Optionally Manned Fighting Vehicle. A diferencia de un Abrams, que es demasiado pesado para su transporte aéreo, estos nuevos vehículos pueden desplegarse por aire y, por lo tanto, tienen la capacidad de desplegar en el campo de batalla mucho antes, en caso de que una guerra repentina.

La estrategia en este caso es, por supuesto, diseñar vehículos de combate blindados que sean más desplegables y con la posibilidad de apoyar mejor a la infantería, gracias a su capacidad para llegar a lugares, que serían inaccesibles para un Abram de setenta toneladas.

La idea es aprovechar los sensores avanzados de largo alcance habilitados para la inteligencia artificial, los compuestos blindados ligeros, los sistemas de protección activa, las municiones de precisión mejoradas y, quizá, sobre todo, el equipo de hombres y mujeres, para que los vehículos robóticos que operan en la vanguardia puedan absorber la mayoría de los riesgos de combate y enfrentarse al fuego enemigo.

Este enfoque, sin embargo, se encuentra en un delicado equilibrio en el pensamiento actual del Ejército, que probablemente apoyará la necesidad de vehículos fuertemente acorazados como los Abrams, durante muchos años. ¿Por qué? Sencillamente, porque puede que no haya suficientes avances técnicos en la construcción de materiales compuestos ligeros, tan resistentes como los pesados del Abrams en el futuro inmediato, según han explicado los desarrolladores de armas del Ejército. Y la protección seguirá siendo necesaria.

Así que, mientras que los nuevos vehículos más ligeros y rápidos tienen menos probabilidades de ser ” impactados ” dada su velocidad, sus defensas técnicas y el uso de sistemas no tripulados, es probable que siga siendo necesario algo como un Abrams, para ciertas áreas de alto riesgo, que impliquen una guerra blindada masiva de fuerza contra fuerza, en medio del fuego enemigo atacante. Lo que a los Abrams les puede faltar en velocidad, movilidad y eficiencia en el uso del combustible puede ser compensado con creces por su potencia de fuego y su pesada coraza protectora.

Después de todo, un Abrams puede, en muchos casos, sobrevivir al impacto de un RPG o incluso de un misil anti-tanque, y todavía no está claro si hay materiales de blindaje liviano capaces de hacer esto.

Sin embargo, muchos desarrolladores de armas también reconocen que la plataforma existente sólo puede actualizarse hasta cierto punto, antes de que se necesite una nueva para hacer frente a las amenazas modernas, a pesar de la continua prominencia y superioridad de los Abrams.

Estas cuestiones constituyen la base de un debate permanente, ya que se refieren al ritmo del progreso tecnológico y a la promesa de innovaciones emergentes. El 2º Jefe del Estado Mayor del Ejército, el General Joseph Martin, habló de esto con The National Interest hace más de un año, explicando que sería necesario un nuevo tipo de plataforma de “tanques” en el futuro, pero aún no hay consenso sobre cómo debería ser.

Fte. The National Interest

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.