Cyber warfare capabilities

Cyber warfare capabilitiesDado que hay una creciente dependencia de los satélites para el mantenimiento de la vida cotidiana y para llevar a cabo una guerra moderna, los oponentes están creando una poderosa herramienta para contrarrestarla, mediante el empleo de tecnologías de hacking que pueden reducir todo a un punto muerto en cuestión de segundos.

Cada vez es más evidente que cualquier futura guerra entre los ejércitos modernos sería tanto una guerra espacial como una guerra cibernética.

De hecho, serían una y la misma aunque Rusia, China y los EE.UU. han declarado que no quieren una guerra espacial, aunque están preparándose para una por si ocurre.

Esto es un fallo significativo, dada la sustancial y cada vez mayor dependencia de la sociedad de las tecnologías satelitales para la navegación, las comunicaciones, la teledetección, el monitoreo y la miríada de aplicaciones asociadas”.

Reacción en cadena

Los satélites, los vehículos espaciales y las estaciones terrestres son potencialmente vulnerables a una amplia gama de ataques cibernéticos, incluidos el robo y la alteración de datos, así como a ataques más específicos del sector, como las interferencias cibernéticas, la suplantación de identidad y los ciberhurtos.

Por lo tanto, es necesario abordar con urgencia las deficiencias y los puntos débiles de la seguridad cibernética relacionada con el espacio.

Adam Meyers, Vicepresidente de Inteligencia de CrowdStrike, una empresa de seguridad cibernética con sede en California, confirmó un reciente aumento de la actividad contra los sistemas basados en satélites, en particular de las estaciones de televisión israelíes en el Oriente Medio.

Meyers dijo que una tecnología más barata y accesible también ha creado una “barrera de entrada más baja” para los hackers que buscan hacer algún daño.

“Cada vez es más común ver que este tipo de actividades ocurren”, dijo. “Es ciertamente algo que merece un escrutinio adicional por parte de los profesionales de la seguridad”.

Para corregir la vulnerabilidad, el informe sugiere una comunidad internacional de voluntarios compuesta por gobiernos y otros interesados fundamentales de las industrias espaciales y de seguros.

El hecho de que países como China estén dispuestos a probar enfoques completamente nuevos, como el acoplamiento cuántico, y que la red de navegación espacial europea Galileo haya introducido nuevas medidas de seguridad, demuestra la capacidad y la determinación de la industria espacial para contrarrestar los desafíos de seguridad cibernética a los que se enfrentan todos los países.

Sin embargo, desde el final de la guerra fría, ha sido un territorio en gran parte no disputado. En enero de 1967, los Estados Unidos, el Reino Unido y la URSS se convirtieron en los primeros signatarios del Tratado del Espacio Exterior.

En él, se comprometieron a mantener la Luna libre de pruebas militares y a no poner en órbita armas de destrucción masiva. China se unió al pacto en 1984. Otros 100 estados están ahora firmando.

Como resultado, durante tres décadas, las potencias espaciales han podido operar sus propios satélites con impunidad.

Según la Union of Concerned Scientists, hay al menos 1.300 satélites que orbitan actualmente la Tierra. Algunos tienen fines militares. Algunos son para uso civil y comercial.

La mayoría de los 549 son americanos. Las potencias europeas también son grandes jugadores. Rusia tiene 131, el Reino Unido 40. Pero los números de países en crecimiento son cada vez mayores. China tiene ahora 142 en órbita, India 33.

Con toda esta actividad, 60 años después de que la carrera espacial comenzara, una carrera de armas orbital está de nuevo en desarrollo.

Los satélites son cosas frágiles: un empujón a su órbita, una inclinación de sus paneles solares hacia el sol, una ráfaga de láser dirigida a sus sensores o un proyectil disparado accidentalmente a su paso son todos capaces de causar daños permanentes e irreversibles.

Todo lo que da a las fuerzas occidentales modernas su ventaja tecnológica y táctica sobre sus rivales proviene de sistemas basados en el espacio.

Estos incluyen armamento de precisión, vigilancia de drones y sofisticadas comunicaciones en tiempo real en el campo de batalla.

Incluso nuestros tanques, dice un oficial militar británico, dependen de nuestros satélites. Los aviones teledirigidos Reaper que destruyeron el liderazgo de Al Qaeda habrían sido inútiles sin los satélites, la inteligencia sobre los movimientos de las tropas rusas alrededor de Ucrania provino de ellos; y las bombas inteligentes que redujeron a escombros al Ejército de Saddam Hussein en 48 horas no habrían alcanzado sus objetivos si no hubieran estado allí.

Incluso las llamadas telefónicas de Donald Trump se basan en un conjunto específico de ellas: la constelación avanzada de frecuencia extremadamente alta.

Programa asesino

El programa asesino de satélites original fue idea de Vladimir Chelomey, el principal diseñador de equipos de aviación de la Unión Soviética.

En 1960, los soviéticos derribaron un avión espía americano, lo que llevó a Washington a reconsiderar su estrategia de obtención de información.

Cuando EE.UU. se dirigió al espacio, Moscú necesitaba un medio para impedir que llevara a cabo su vigilancia sin obstáculos. Para 1967, el programa de Rusia se encontraba en una base firme.

Se formó una dirección especial dentro del estado mayor con la responsabilidad de la “defensa espacial”. Rusia realizó su primera prueba antisatélite o ASAT totalmente funcional ese año, lanzando una carga útil maniobrable a la órbita donde la usaron para probar un ataque.

El principio era bastante sencillo: un vehículo asesino ágil y ligero, capaz de disparar un proyectil pesado y no explosivo contra un objeto designado en el espacio, y destruirlo.

Durante la siguiente década, la URSS lanzaría 15 cargas útiles ASAT más. En la década de 1970, los rusos estaban aumentando sus pruebas.

Incluso enviaron al espacio satélites blindados especiales, cargados con sensores para medir el daño de la metralla, para actuar como objetivos de sus armas antisatélite.

Por su parte, EE.UU. pasó las décadas de 1950, 1960 y 1970 centrándose principalmente en la tecnología de misiles balísticos. Se desarrollaron sistemas diseñados principalmente para impactar otros cohetes, pero algunos también tenían la capacidad de alcanzar el espacio.

En 1959, se lanzó un misil Bold Orion desde un B-47 Stratojet, pero sólo se acercó a 4 millas de su objetivo satelital.

Durante la siguiente década, EE.UU. experimentó con el uso de armas nucleares para eliminar los conjuntos de satélites enemigos, pero el programa nunca atrajo la imaginación de los estrategas militares del Pentágono.

No fue hasta la década de 1980, cuando la inteligencia de la CIA reveló el alcance de las operaciones ASAT de Rusia, cuando EE.UU. tomó la amenaza en serio.

Un programa desarrolló rápidamente una nueva generación de cohetes lanzados desde el aire que podían atacar objetivos en el espacio exterior.

En 1985, el cohete ASM-135 fue lanzado con éxito por primera vez desde un jet F-15 para volar el Solwind P78-1. Tres años más tarde, todo el programa de ASAT de los EE.UU. se paralizó.

A medida que Washington y Moscú se interesaban en frenar los excesos de su prohibitiva carrera armamentista, el programa ASAT de Rusia también comenzó a marchitarse.

El General de División Anatoly Zavalishin, jefe del cosmódromo de Baikonur, recordó el toque de muerte del programa ASAT en sus memorias de 1999.

Le dijo a Mikhail Gorbachev que podía realizar todas sus pruebas en secreto, sin que los americanos descubrieran sus actividades. El primer ministro soviético, recordó el general, se negó de forma educada y “resuelta”.

No sería hasta 20 años después que la matanza de satélites volvió a estar en la agenda, puesta allí por una nueva potencia.

Acción china

El 11 de enero de 2007, a 865 km por encima del territorio continental chino, un satélite meteorológico fue volado en pedazos por un objeto lanzado al espacio desde la Base 27, el puerto espacial de Xichang.

Los escombros fueron enviados a toda velocidad a la atmósfera. Más de 2.300 piezas del tamaño de una pelota de golf o más grandes, cada una de ellas letal para cualquier cosa que golpeara, fueron puestas en órbita, según la Nasa.

Algunos científicos incluso han planteado la posibilidad de una reacción en cadena de metralla letal como resultado de futuras detonaciones de ASAT.

Los detritus de una explosión podrían extenderse para golpear otros satélites, que a su vez se fragmentarían, y así sucesivamente.

Con el tiempo, muchas, si no todas, las constelaciones de satélites críticas del mundo serían eliminadas inadvertidamente.

China ha seguido adelante para impulsar más y más sus esfuerzos. En 2008, un nano-satélite altamente maniobrable, el BX-1 -un cubo de 40 cm- fue colocado peligrosamente cerca de la Estación Espacial Internacional.

Oficialmente el BX-1 es para inspección y observación. Pero también tiene potencial como arma. Si se le hubiera ordenado hacerlo, podría haber destruido la estación espacial y matado a los astronautas a bordo.

Entonces en 2013, China lanzó el Dong Nenge, otro interceptor de ASAT. Actualmente tiene tres vehículos con capacidad ASAT posicionados en el espacio.

Disparar cohetes a la atmósfera exterior no es la única forma de destruir cosas en el espacio. El ASAT hasta hace poco ha sido completamente cinético, pero ahora se ha añadido un componente cibernético al enfoque.

Si puedes hackear los sistemas de control de un satélite, hay muchas cosas que puedes hacer: voltear los paneles solares para que se frían en el sol.

O se puede mover el satélite a una órbita destructiva, convertirlo en un arma para aplastar otros satélites.

O quizás lo más insidioso de todo, podrías insertar cambios en los datos que estaba transmitiendo a la Tierra, para que los operadores actúen sobre él y quizás podrías causar aún más daño en la Tierra de esa manera.

Lanzar un ciberataque a los satélites tiene tres beneficios clave. Lo más obvio es que los ataques no tienen que resultar en una nube de escombros incontrolable en el espacio exterior.

Pero quizás más importante, el ciber es también mucho más barato para los potenciales asaltantes y, si se hace bien, puede ser casi anónimo.

Esto abre una perspectiva preocupante para los planificadores estratégicos: ataques que perturban o espian la infraestructura de sus países sin capacidad de respuesta y, por lo tanto, sin perspectivas de disuasión.

Los satélites se han utilizado durante años con fines políticos para negar o perturbar la capacidad de los sensores espaciales de los adversarios para reunir cierta información y encaminar esa y otras informaciones a sus usuarios.

Vulnerabilidad

Los satélites son poco más que computadoras puestas en órbita, con enlaces de datos muy largos y muy vulnerables de tipo wifi, con las estaciones terrestres y los usuarios.

En lugar de volar los satélites y crear desechos espaciales no deseados con cohetes e interceptores, se puede observar la proliferación de interferidores terrestres, láseres, dispositivos y técnicas de inserción y corrupción de datos, así como otras armas de energía dirigida que son excesivamente baratas y pueden ser ejecutadas de manera encubierta.

De hecho, los satélites experimentan interferencias con regularidad, pero a menudo puede resultar difícil atribuir la interferencia al actor preciso.

En parte ello se debe a que las naciones investigan rutinariamente las capacidades de los posibles adversarios -pienso en los bombarderos soviéticos y ahora rusos que prueban las defensas aéreas- pero el costo de entrada de la interferencia de un satélite es tan bajo y la inteligencia para hacerlo está disponible en la Internet, que se puede presenciar la interferencia de organizaciones no gubernamentales e incluso de individuos en las operaciones de los satélites.

Sin embargo, Estados Unidos y otras naciones que experimentan perturbaciones por interferencia en los sistemas espaciales rara vez se pronuncian al respecto, incluso cuando se confirman y atribuyen, porque la tendencia es a negar a los atacantes la información de inteligencia sobre el efecto de sus ataques.

Una excepción a esto llegó hace unos años cuando el director de la National Reconnaissance Office se quejó públicamente de que los láseres chinos se conectan a los satélites de imágenes estadounidenses.

En una conferencia en Luxemburgo en 2011, organizada por el Centro Eisenhower de Estudios Espaciales y de Defensa, un representante de la United Nations International Telegraphic Union informó que su organización recibe más de 200 quejas diarias de interferencia de frecuencias de satélites.

Según su estimación, tal vez sólo el 7% de esas quejas son el resultado de interferencias intencionales o de otro tipo.

Eso significa que hay más de 14 casos de guerra espacial o interferencia criminal que ocurren diariamente y que se notifican.

Considere los siguientes ejemplos que han sido informados en las noticias en la última década.  El grupo disidente chino Falun Gong realmente dominó un satélite de propiedad estatal y transmitió sus mensajes por encima de la señal autorizada.

El antiguo Gobierno libio interfirió la transmisión por satélite británica de programas ofensivos en su país.

Irán se ha convertido en una potencia en esta esfera, ya que no sólo ha interferido regularmente las transmisiones por satélite de noticias occidentales en su región, sino que también ha recurrido a satélites estadounidenses y de otros países para interferir los enlaces de datos por satélite utilizados para controlar vehículos pilotados a distancia en Oriente Medio.

Los iraníes incluso llegaron a enviar un pequeño equipo de personas a Cuba en secreto para interferir los enlaces de datos de los satélites estadounidenses.

Se necesitó un esfuerzo concertado entre los EE.UU. y Cuba para averiguar la situación y para que Cuba expulsara a los perpetradores diplomáticamente. Esta es la cara de la guerra espacial. No las visiones grandiosas de volar cosas en el espacio.

La guerra espacial no se ejecuta para su propio propósito.  Se hace porque en la Tierra existe un concurso de voluntades entre dos o más políticos o actores no estatales.

Se hace para prevenir el flujo de información, de una manera no letal y no dañina, que es el criterio requerido en la Law of Armed Conflict .

La Law of Armed Conflict impone una carga moral a los estados-nación para que logren sus objetivos de manera que se evite la pérdida de vidas, el sufrimiento humano indebido o los daños a la propiedad.

Hasta la fecha, la guerra espacial y la guerra cibernética son enfrentamientos entre máquinas que cumplen o superan los requisitos de la comunidad internacional en materia de moralidad en la guerra.

Guerra cibernética

La alternativa es volar las estaciones terrestres y los usuarios de la información -personas y propiedades-.  En resumen, anular a los satélites salva vidas.

Lo que uno puede pensar hoy en día como guerra cibernética ha evolucionado realmente a partir de la guerra espacial.  A medida que las computadoras personales, la Internet y los diversos medios para conectarlas se volvieron prolíficos en la Tierra en los últimos años, las diversas técnicas de guerra utilizadas en el espacio y otras formas terrestres de guerra electrónica migraron a la cibernética.

El mundo se está familiarizando con ejemplos de guerra cibernética.  Entre ellos se incluye el uso ruso de la guerra cibernética contra Georgia en su reciente conflicto para acabar esencialmente con las redes de información georgianas, sus sistemas de mando y control, junto con la Internet y casi todo lo que está conectado a ella.

Lo que hace que este ejemplo sea particularmente interesante es cómo los rusos lo hicieron. Simplemente alentaron a los hactivistas privados a utilizar los sistemas cibernéticos georgianos. Era una situación de libertad total. Esto resultó en una muy efectiva remoción de Georgia de la red, con muy poca inversión rusa en este éxito.

La guerra cibernética es clara, pero el ejemplo ruso apunta a otro fenómeno interesante que se puede ver en el espacio y la guerra cibernética.

Las capacidades espaciales y cibernéticas que sólo las naciones-estado poseían hasta hace unos pocos años ahora están al alcance de cualquiera que tenga acceso a la Internet – para inteligencia, mando y control operativo y ejecución de varias técnicas cibernéticas que pueden destruir, degradar, negar, interrumpir o engañar el equipo objetivo y los servicios que proveen.

Las relaciones entre el espacio y la guerra cibernética son relativamente claras, y esto explica, en parte, por qué la Fuerza Aérea de los EE.UU. ha conferido sus activos espaciales y cibernéticos a un solo mando principal.

Tanto la guerra espacial como la cibernética pueden presentar problemas similares.  Primero, los ataques pueden ser excepcionalmente difíciles de detectar.

Los sistemas pueden fallar o tener fallos por cualquier número de razones.  La detección de un ataque intencional se hace aún más difícil si el ataque ocurrió meses o incluso años antes, cuando alguna línea de código malicioso fue insertada en el software esperando a que se agotara el tiempo o a que se diera alguna señal.

El segundo gran problema una vez detectado un ataque; atribuirlo correctamente al agresor real, sabiendo muy bien que éste podría hacer todo lo posible para implicar a una parte inocente. El uso encubierto de suelo cubano por parte de Irán es sólo un ejemplo de lo que se ve comúnmente.

En el negocio del espacio y la estrategia cibernética se habla de la probabilidad de detección y la probabilidad de atribución y la probabilidad de retribución también.

La Probabilidad de Retribución es la caracterización de la probabilidad, las formas y los medios de la respuesta de un adversario a un ataque.

Esto es crítico y difícil porque la cultura y el contexto de cada adversario serán diferentes, de la misma manera que América responde de manera diferente en diferentes momentos a diferentes amenazas y ataques. Estos son puntos en los que se está concentrando una gran cantidad de energía.

Esto es de creciente importancia ya que la atención de la seguridad nacional de EE.UU. se centra más en el Este.  La Estrategia Asiática está profundamente informada por los escritos del antiguo teórico, Sun Tzu, quien hace veintiséis siglos escribió que, toda guerra se basa en el engaño, en su tratado, El Arte de la Guerra. Las cosas no estarán tan claras en Asia como lo han estado en Europa.

Aunque muchos hablan de desarrollar una estrategia de disuasión para evitar que los chinos y otros países ataquen los sistemas espaciales estadounidenses, uno también corre el riesgo de ser engañado por las falsas suposiciones promulgadas por los miembros de la comunidad de control de armas.

Muchos de ellos afirman a gritos en cada oportunidad que el espacio siempre ha sido un santuario pacífico y que cualquier interferencia con los satélites pondrá instantáneamente a los Estados Unidos o a otras potencias mundiales en el camino de la guerra nuclear.

El espacio nunca ha sido un santuario, y la interferencia con los satélites es común. Como se demuestra diariamente, tal interferencia no desencadena guerras nucleares.

Sin embargo, insisten en que el remedio a su escenario imaginario es firmar todo tipo de códigos de conducta u otros acuerdos de control de armas.

Detrás de su altruista velo, parece haber un programa destinado a socavar la capacidad de los estados nacionales para defenderse del uso hostil o ilegal del espacio o de los sistemas que operan en él.

Fte. New Warfare

1 Comment

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.