Cómo sería la guerra chino-americana. 3ª Parte

Bombardero Air Force B-1B LancerLos planificadores de guerra del Pentágono consideran que un conflicto con China podría comenzar de muchas maneras. Por ejemplo, temen un escenario que implicara una masa de fuerzas militares chinas apostadas a lo largo de su costa cerca de Taiwán, y la reorientación agresiva de los sistemas de misiles chinos que dispararía las alarmas en Washington, D.C.

Los Marines

El Cuerpo de Marines ha pasado años discutiendo diferentes escenarios, concentrándose en lo que mejor podría hacer en una guerra contra China. “Sé que han hecho cientos de iteraciones”, dijo Dakota Wood, un teniente coronel retirado de los Marines y ahora investigador senior de la Fundación Heritage.

El Comandante del Cuerpo de Marines, el General David Berger, prevé una fuerza desplegada en las pequeñas islas y atolones que se encuentran en el Océano Pacífico, actuando como una línea de escaramuzas dentro de la zona de ataque de las fuerzas chinas, atacándolas, mientras el resto de las fuerzas se preparan para dar el golpe de gracia.

“Los escaramuzadores, cuando se despliegan de manera efectiva, pueden tener un impacto significativo”, dijo Chris Dougherty, ex asesor principal del subsecretario de defensa adjunto para estrategia y desarrollo de fuerzas, y ahora un miembro principal del Center for a New American Security en Washington, D.C.

Pequeñas unidades de Marines en bases avanzadas expedicionarias, con una variedad de medios, como vehículos aéreos no tripulados, misiles tierra-aire, misiles tierra-barco y posiblemente incluso equipo para lanzar ciberataques contra China, podrían tener un gran impacto en la capacidad de China para llevar a sus soldados al combate, agregó Dougherty.

Sin embargo, para evitar los contraataques de las fuerzas chinas, los marines tendrían que moverse de isla en isla cada pocos días o incluso cada pocas horas.

“La gestión de firmas realmente importa, hay que hacer que le sea difícil al enemigo averiguar dónde estás y qué estás haciendo”, dijo Wood.

Si los Marines fueran capaces de crear y defender las bases de reabastecimiento y rearme, podría ampliarse enormemente el tiempo en que un barco de la Armada podría permanecer en el combate.

Pero el plan del Comandante está programado para completarse en 2030 y el Cuerpo aún carece del equipo y posiblemente incluso del personal para implementarlo en su totalidad.

“Sería muy desagradable que, en este momento, tuviéramos este tipo de guerra”, dijo Wood.

Más allá de las preocupaciones sobre el equipo, el mayor problema que impide a los marines comprometerse completamente en una lucha dispersa contra China es la falta de acuerdos, entre EE.UU. y las naciones que jugarían un papel clave en la lucha.

“Es muy difícil ganar una pelea en Taiwán sin tener acceso a las Filipinas”, dijo Dougherty. “No veo que eso se refleje en las prioridades de nuestra seguridad nacional”.

El Ejército chino podría arrasar rápidamente las bases aéreas del Cuerpo de Marines en Japón, mientras que Australia y Guam, lugares donde el Cuerpo está operando actualmente, están demasiado lejos para ser particularmente útiles cuando se trata de lanzar ataques contra China.

Además de Filipinas, Dougherty citó a Vietnam como un posible socio clave en la lucha contra China “porque Vietnam tiene una geografía maravillosa”. Puede facilitar buenas líneas de acción exterior contra los chinos”. Y, “si se controlan Vietnam y Filipinas, se tiene a los chinos del Mar de la China Meridional rodeados”, añadió.

¿Y las fuerzas especiales?

El papel de las fuerzas especiales en la lucha contra un adversario tan avanzado como China sería limitado en el mejor de los casos, según los expertos que hablaron con Military Times.

Las unidades de primer nivel no están diseñadas para enfrentarse a adversarios de igual a igual, mientras que los Boinas Verdes, por ejemplo, están adiestrados para trabajar con fuerzas autóctonas para aumentar sus capacidades y llevar a cabo una guerra no convencional.

“No estoy seguro de que tengan un papel inmediato en una situación de este tipo”, dijo el general retirado del ejército Joseph Votel, describiendo un conflicto en Taiwán o en el Mar del Sur de China.

Votel, que fue jefe del Mando Conjunto de Operaciones Especiales, dijo a Military Times que “ciertamente algunas Special Operation Forces (SOF) podrían ser empleadas en misiones de reconocimiento, selección de objetivos, acción directa limitada y colaboración”.

Es posible, dijo, que el SOF de EE.UU. ayude sobre el terreno en Taiwán.

“Si el ataque chino fuera más sutil, es decir, un enfoque menos militar, entonces quizás las Fuerzas Especiales podrían trabajar con aliados sobre el terreno, para crear una red de resistencia”, dijo.

Necesitamos transportes

El lamentable estado de los barcos del US Sealift Command preocupa a Herzinger.

Los barcos preposicionados cargados con suministros de guerra, y los barcos de refuerzo que están de guardia para transportar tropas y material a un futuro campo de batalla, han sido descuidados durante mucho tiempo.

“Son viejos, los marineros son viejos, y no los ejercitamos lo suficiente para la guerra de alto nivel”, dijo Herzinger. “Están amarrados tratando de reabastecer a la flota en las condiciones actuales”.

También está la cuestión del acceso. Si estallara una guerra de uno contra uno entre China y EE.UU., no tendríamos la garantía de que se nos permita el acceso a los puertos y otras infraestructuras de los aliados regionales nominales.

“Muchos de los lugares que realmente necesitaríamos están estrechamente ligados a China económicamente y serían bastante reticentes a permitirnos usar sus puertos/ aeropuertos/etc.”, dijo Herzinger. “Nuestra postura anti aliados no ha ayudado a esto”.

El espacio virtual se vuelve real

China está ahora construyendo portaaviones, apuntando a una flota ofensiva, pero aún no son expedicionarios. Los chinos carecen de la capacidad de transportar activos a una costa extranjera y sostener el combate, excepto quizás más cerca de casa, como en el caso de Taiwán.

Eso significa que, donde las fuerzas armadas chinas pueden realmente tener un efecto es en el espacio y en el ciberespacio. Cheng ve gran cantidad de ataques a Estados Unidos, tanto cibernéticos como posiblemente cinéticos, en sitios de comunicaciones y puntos clave de enlace.

“Veo interferencias, deslumbramientos, ataques a instalaciones terrestres, incluso en [los Estados Unidos contiguos], cibernéticos en toda la cadena”, dijo Cheng. “Espero, francamente, ver el GPS desconectado”.

Eso es porque, añadió, los militares chinos ven que la forma de combatir americana está ligada al espacio. Y China ve el espacio de manera holística, no por los satélites brillantes, sino por los datos que traen de vuelta a la Tierra.

Todo el valioso mando, control, comunicaciones y computadoras, así como el ISR, activos que Estados Unidos incorpora al combate y que les permite luchar con sus aliados está atado al espacio. Si eso fracasa, gran parte de la fuerza aliada estará operando a ciegas.

Y, una cosa es que un pelotón o una compañía tenga que sacar un mapa y una brújula, dijo, ¿pero una brigada, una división, masas de barcos intentando ataques aéreos y marítimos coordinados?

China también tiene algunos trucos de baja tecnología para emplear, que ayudarían a que su fuerza, ya sobredimensionada, se viera aún más grande y mejor, a partir algunos artículos de goma que caben en una mochila: los soldados chinos pueden llevar un tanque inflable de 35 kg sobre sus hombros y tenerlo listo en cinco minutos o menos. Puede engañar a los observadores incluso a corta distancia. Se podría objetar que son de plástico. Seguramente nuestros sensores pueden derrotar a esos señuelos, sí. Pero disponen de versiones de señuelos hechas de metal u otros materiales. Incluso, algunos los llenan con agua caliente para imitar el calor del motor para engañar a los sensores térmicos.

A cambio, los lanzadores de misiles se camuflan para que parezcan camiones de combustible o de carga y sus trenes militares están construidos para parecerse a los civiles, lo que dificulta el bombardeo de las líneas ferroviarias, excepto en un escenario de guerra total.

Aliados

Este año, Japón canceló un nuevo sistema de defensa aérea, Aegis en tierra, que tenía como objetivo vincular los activos de los barcos con de la tierra para protegerlos de un ataque de Corea del Norte o de la apropiación de tierras por parte de China.

El South China Morning Post informó en agosto que Taiwán había sido excluido del ejercicio marítimo internacional Rim of the Pacific.

Zhu Feng, profesor de relaciones internacionales de la Universidad de Nanjing, en el este de China, dijo al periódico que la exclusión de Taiwán del RIMPAC reflejaba una “sensibilidad” del Pentágono para evitar un posible conflicto militar.

“Las relaciones entre China y Estados Unidos ya están en una situación difícil, y ninguna de las partes quiere que la tensión se salga de control en el Pacífico Occidental”, dijo Zhu. “Las grandes potencias pueden competir estratégicamente, pero aun así quieren manejar los riesgos para evitar la posibilidad de un conflicto militar”.

El experto naval con sede en Pekín, Li Jie, dijo que el tema de la adhesión de Taiwán al RIMPAC era una de las bazas de Washington para negociar con Pekín. “EE.UU. todavía puede invitar a Taiwán [la próxima vez] si quieren jugar la carta de Taiwán”, dijo.

A principios de este año, el comandante de INDOPACOM, el almirante Phil Davidson, publicó un comunicado en el que volvía a hacer hincapié en el acuerdo de EE.UU. con Japón, Filipinas, Singapur y los estados insulares de Palaos, Micronesia y las Islas Marshall, en caso de que China llamara a la puerta.

Cheng señala que, si bien en gran parte del Pacífico la guerra sería aérea y marítima, cara a sus aliados, Estados Unidos debería centrarse también en su Ejército de tierra, porque la mayoría de los ejércitos de las naciones del Pacífico constituyen su centro de poder militar y tienen influencia política dentro de las fronteras de cada estado.

Lamb, sargento mayor retirado de las Fuerzas Especiales del Ejército, cree que un posible conflicto de acero contra acero no es probable hasta por lo menos otra década. “Pero en 2030, cuando estén listos, será cuando las cosas se pondrán muy difíciles a menos que tengamos un montón de amigos”, dijo Lamb. Eso significa que los socios, no sólo en la región, sino también en Europa y América Latina, compartirán inteligencia, entrenamiento y equipo en una coalición, dijo.

Pero el resultado final, según Lamb, es que EE.UU. debe enviar a China el mensaje de que hay un límite para el comportamiento agresivo de Beijing.

Cuando no hay consecuencias para la agresión, “siempre termina con una mayor agresión”, dijo.

Siempre preparándose

Desde el pivotaje hacia Asia en 2012 hasta ahora, EE.UU. ha reasignado recursos, tropas, rotaciones, despliegues, equipos e infraestructura al Pacífico. El Ejército está diseñando helicópteros y sistemas de misiles para alcanzar y defender distancias lejanas que nunca ha tenido que considerar.

La Armada está reorganizando su flota para librar una verdadera batalla naval por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial. La Fuerza Aérea está examinando detenidamente sus capacidades de aviones no tripulados, bombarderos, capacidad de combustible y recursos espaciales.

La Infantería de Marina se deshizo de los tanques y está reestructurando su fuerza para disparar y defender con misiles en lugar de con fusiles M4.

El Ejército está haciendo más despliegues rotativos, colaboraciones de adiestramiento, incluso fuerzas de tareas de “operaciones multidominio” construidas a propósito dirigidas al Pacífico para hacer frente al desafío.

Todo esto tiene como objetivo mantener a China a raya. Por ahora.

Fte. MilitaryTimes

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.