¿Cómo garantizar que China no pueda dominar el Pacífico?

Si albergaba alguna duda de que la primera cadena de islas representa el punto central de la estrategia, la contra-estrategia y la contra-estrategia en el Pacífico Occidental, eche un vistazo a los recientes acontecimientos de Tokio y Pekín. Prueba A: el Ministerio de Defensa de Japón publicó Defensa de Japón 2022, una declaración oficial en la que hace un balance del entorno estratégico de Japón y explica en términos generales cómo pretende gestionarlo.

Su principal objetivo: la disuasión.

Prepararse para la batalla a lo largo de la cadena de las Ryukyus constituye parte importante de la disuasión para el primer ministro Fumio Kishida y para el ministro de Defensa Nobuo Kishi. Hacerlo, proclama Defense of Japan 2022, hará que «los adversarios se den cuenta de que hacer daño a Japón es difícil y que tendría consecuencias». Si el Ejército Popular de Liberación (EPL) de China carece de la capacidad militar para apoderarse de las islas a lo largo de la cadena de las Ryukyu, o si no puede apoderarse de ellas a un coste que merezca la pena para Pekín, los jerifaltes del Partido Comunista Chino deberían desistir de hacer el intento.

Eso es Deterrence 101. Y es la razón por la que, en palabras del documento de estrategia, Tokio está presupuestando «un ‘Paquete de Aceleración del Fortalecimiento de la Defensa’ integrado». En otras palabras, el gobierno de Kishida tiene prisa por preparar las defensas de Japón. Y es algo bueno, además.

Defense of Japan 2022 esboza uno de los mejores retratos prácticos de cómo funciona la defensa de la cadena de islas. Se trata de estacionar unidades compactas de las Fuerzas de Autodefensa Terrestre y Aérea de Japón a lo largo de la cadena de las Ryukyus. Armadas con misiles antiaéreos y antibuque, las unidades terrestres se esforzarán por impedir el acceso de las fuerzas atacantes del EPL a los mares y cielos adyacentes a las islas, y por tanto a las propias islas. Las fuerzas aéreas y terrestres lucharán junto a las unidades de la Fuerza de Autodefensa Marítima que merodean por las aguas cercanas, listas para atacar a los barcos y aviones hostiles.

El producto de su esfuerzo: una imponente defensa conjunta capaz de impedir el acceso del EPL al territorio japonés. El «Access and Area Denial» no es sólo cosa de los chinos.

Este esquema defensivo se basa en la lógica bélica explicada elocuentemente por el mariscal de campo alemán Helmuth von Moltke hace más de un siglo. Inspirándose en Carl von Clausewitz (y según la interpretación de Julian Corbett), Moltke observó que retener algo es más fácil que tomarlo. La defensa táctica representa la forma más fuerte de la guerra. En este caso, la mejor estrategia para un contendiente que persigue la defensa estratégica es tomar una parcela de tierra no defendida o ligeramente defendida, o algún otro objetivo que codicie. Para ello, realiza el primer movimiento, llevando a cabo una ofensiva táctica a bajo coste. Una vez instalado en ese lugar, lo defiende. Vuelve a la defensa táctica al servicio de fines estratégicamente defensivos.

En la estrategia como en los asuntos legales, la posesión es nueve décimos de la ley.

Japón está poniendo en práctica la lógica de Moltke en tiempos de paz. Puede hacerlo con un bajo coste y riesgo, ya que ya posee el terreno en disputa. Al fortificar el archipiélago de Ryukyu, las Fuerzas de Autodefensa han desafiado a sus antagonistas chinos a cruzar cientos de millas de agua bajo el fuego antes de intentar un asalto anfibio opuesto, una de las hazañas más arduas conocidas por los militares. Este enfoque proactivo supone un cambio positivo con respecto a los anteriores documentos estratégicos japoneses, que hablaban de retomar las islas después de que hubieran caído en manos de las armas chinas.

Ese enfoque más pasivo podría haber hecho perder a Japón sus ventajas moltkeanas en parte o en su totalidad.

Aunque la defensa del territorio nacional es el principal beneficio que Tokio espera obtener al desplegar sus fuerzas a lo largo de las islas del suroeste, la denegación de acceso otorga otra gran ventaja a Japón y a su principal aliado, Estados Unidos. En concreto, embotella segmentos considerables de la Armada del EPL en los mares de China, por no hablar de su flota mercante. Si se emplea el poder naval y aéreo para cerrar los estrechos de Ryukyu, de Tsushima y de Taiwán al tráfico marítimo y aéreo, se puede causar cierto daño militar y económico a China. Esto no se les escapa a los comandantes del EPL ni a sus amos políticos. Sin duda, es parte de la razón por la que están tan obsesionados con la conquista de Taiwán. El control de la isla les daría el de ambas orillas del estrecho, lo que reforzaría sus esfuerzos por mantener el paso abierto en tiempos de guerra.

Sin ese control, la flota de la Armada del EPL podría verse fragmentada entre el norte y el sur.

Y la lógica de la contención de la cadena de islas podría aplicarse también al sur de Taiwán, aunque la dimensión diplomática se vuelve delicada a lo largo del arco meridional de la primera cadena de islas, formado principalmente por las Islas Filipinas e Indonesia. Piénsese en ello. Ningún puerto chino flanquea la primera cadena de islas, que se extiende hacia el sur y el oeste hasta el estrecho de Malaca. Las defensas emplazadas a lo largo de la cadena de islas podrían cimentar una barrera inquebrantable al movimiento marítimo chino. Pero, una vez más, convencer a Manila o Yakarta de que se unan en torno a este proyecto podría resultar complicado. Consideran valiosas las buenas relaciones con China, sobre todo por razones económicas, y por ello se estremecen ante la idea de afrentar a su gigantesco vecino.

Sin embargo, la lógica militar de la defensa de la cadena de islas es válida. Las imágenes de «Defense of Japan 2022» transmiten esta lógica de forma vívida. Una imagen bien elaborada dice más que mil palabras.

Prueba B: mientras tanto, el tabloide Global Times, afiliado al Partido Comunista Chino, informó, con su habitual bravuconería, que la cúpula de la Armada del Ejército Popular de Liberación (PLA) espera declarar dos de sus destructores de misiles guiados Tipo 055 de gran tamaño totalmente aptos para el combate a finales de año. Los destructores, clasificados como cruceros en Occidente, emprenderán entonces «operaciones en alta mar para romper la cadena de islas, como rodear Japón y patrullar cerca de Alaska».

Tres puntos. Uno, es fácil mentir a los demás o a uno mismo con los mapas, al igual que con las estadísticas. Los mapas mentales suelen distorsionar la realidad cartográfica. Como señala Defense of Japan 2022, los despliegues a lo largo de las Ryukyus constituyen un elemento disuasorio en tiempos de paz. Por definición, nadie está combatiendo a nadie en tiempos de paz. Las Fuerzas de Autodefensa (y sus aliados estadounidenses, en particular la Armada, el Cuerpo de Marines y la Fuerza Aérea pretenden que los despliegues en tiempo de paz pongan al EPL sobre aviso de que los aliados podrían negar el acceso a las islas y cerrar los estrechos en tiempo de guerra.

Así que los redactores de The Global Times se están dedicando a la fanfarronería. No hay ninguna cadena que romper en tiempos de paz; nadie obstruirá el acceso de la Armada del EPL al Pacífico. Simplemente hay mapas con líneas inscritas en ellos para representar un concepto de operaciones en tiempo de guerra. Hacer que esas líneas sean sólidas implica algo falso.

En segundo lugar, si la guerra estallara mientras los Type 055 u otras unidades estuvieran operando fuera de la primera cadena de islas, no podrían volver a casa mientras se mantuviera la muralla aliada. Durante un tiempo los buques podrían aportar cierto valor de combate operando al este de la cadena de islas, ayudando a montar un asalto de 360 grados contra los defensores de las islas. Pero el envío de buques de guerra más allá de la cadena de islas en tiempos de paz tensa sería una práctica muy arriesgada para Pekín. ¿De dónde vendría su apoyo logístico si los aliados cerraran el estrecho con ellos fuera? Sin reservas regulares de combustible, munición y provisiones, los grupos de combate chinos se marchitarían en poco tiempo.

Ahora bien, si los Type 055 pudieran perforar una cadena de islas defendida, obteniendo acceso al amplio Pacífico, entonces el Global Times tendría algo de lo que alardear. Pero eso es dudoso. Y cuanto más dudoso lo hagan Japón y Estados Unidos, mejores serán sus perspectivas de disuasión.

Así que, en tercer lugar, hay pocos motivos para que Japón, sus aliados o sus amigos se acobarden al ver los medios de la Armada del PLA operando en el Pacífico. Aparecer frente a las costas de tu adversario era algo cotidiano durante la Guerra Fría, como podemos atestiguar los marinos de años cada vez más canosos. Los despliegues avanzados estresan a tu adversario al tiempo que siembran la duda sobre lo que podrías hacer en caso de que la rivalidad fría se calentara. Este tipo de demostraciones prometen volver a ser habituales durante lo que sea que llamemos la competición estratégica en la que nos encontramos.

Pero hay menos razones para preocuparse de lo que podría parecer cuando los buques de guerra de la Armada del PLA aparecen al este de Japón o frente a Alaska.

Los cartógrafos japoneses no ayudan. Al igual que sus homólogos chinos, su trabajo a veces transmite impresiones falsas. Las autoridades japonesas siguen de cerca los movimientos navales chinos (y rusos). Cuando se trazan en el mapa como líneas sólidas, los rumbos trazados por los aviones y barcos hostiles parecen fideos ramen que se derraman en el Pacífico Occidental. O, de forma menos divertida, parecen cuerdas que rodean, y constriñen, a Japón. Estas imágenes podrían exacerbar la ansiedad entre los dirigentes políticos japoneses, los militares y, sobre todo, la población en general.

Con eso cuenta Pekín cuando ensaya tales demostraciones de fuerza. Pero es importante mantenerlas en perspectiva. No son barreras sólidas. Se limitan a indicar la pista que siguió un barco o un avión en su tránsito del punto A al punto B. Esos mapas denotan una presencia transitoria en los alrededores de Japón, en comparación con la barrera relativamente firme que se manifiesta en una primera cadena de islas fortificada. Así que los japoneses deben interpretar las imágenes con una visión escéptica, y deben animarse. Conservan la ventaja geográfica sobre China en un conflicto marítimo. Si aprovechan esa ventaja con eficacia, todavía tienen una buena oportunidad de disuadir o sofocar las desventuras chinas.

En consecuencia, revisemos el mapa mental de la región y preparémonos.

Fte. 19fortyfive (James Holmes )

El Dr. James Holmes ocupa la cátedra J. C. Wylie de Estrategia Marítima en la Escuela de Guerra Naval de Estados Unidos. Fue miembro del cuerpo docente de la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales de la Universidad de Georgia. En 1994 recibió el premio de la Fundación de la Escuela de Guerra Naval, que acredita al mejor graduado de su promoción. Entre sus libros se encuentra «Red Star over the Pacific , un libro de la revista Atlantic Monthly Best Book de 2010, y un fijo en la lista de lecturas profesionales de la Marina.