[VÍDEO] Cómo actúan los cazas de la OTAN en una interceptación aérea

La OTAN ha mostrado las cinco fases del procedimiento que siguen sus fuerzas aéreas para realizar una interceptación aérea.

La OTAN ha mostrado esta semana, a través de imágenes y un vídeo, cuál es el procedimiento a seguir para efectuar una interceptación aérea, un procedimiento que comienza cuando las fuerzas aéreas aliadas detectan alguna actividad «sospechosa» tanto dentro como cerca de las fronteras del espacio aéreo de los estados miembros de la organización.

Se trata, en definitiva, de controlar que ningún avión incumpla las normas y regulaciones de la aviación internacional, y pueda suponer un peligro o amenaza para los países aliados.

Para ello, la OTAN cuenta con dos Centros de Operaciones Aéreas Combinadas (CAOC). Uno, en la base aérea madrileña de Torrejón de Ardoz (el CAOC Torrejón); otro, en la localidad alemana de Uedem (el CAOC Uedem).

Desde estos dos centros se detectan esas actividades «sospechosas», en el marco de la misión de Vigilancia Aérea de la OTAN, que se realiza de manera ininterrumpida las 24 horas del día, los 365 días del año.

La interceptación aérea comienza cuando las fuerzas aéreas de la OTAN detectan alguna actividad «sospechosa» cerca de las fronteras de la OTAN. Inmediatamente después, lanzan aviones de combate para acercarse al avión desconocido e investigar.

Éstas son las 5 fases del proceso de interceptación aérea

Fase 1: identificación

Primero, los radares civiles o militares detectan una aeronave que no está transmitiendo un código de identificación. «Este código es un identificador único que puede vincular la aeronave a un plan de vuelo presentado o ayudar a las aeronaves militares a distinguir entre amigos y enemigos», explican desde la OTAN.

La interceptación aérea comienza cuando las fuerzas aéreas de la OTAN detectan alguna actividad «sospechosa» cerca de las fronteras de la OTAN. (Fotos: OTAN).

A continuación, alertan a los CAOC, mientras los controladores de tráfico aéreo intentan contactar con la aeronave. Si no tienen éxito, sus comandantes pueden decidir que la OTAN necesita identificar visualmente la pista del radar y, por lo tanto, neutralizar a esas aeronaves.

Fase 2: salen los cazas de la OTAN

Para combatir a esos aviones, los cazas de la OTAN pueden lanzarse desde cualquiera de las 32 bases aérea aliadas, donde dichos cazas se encuentran en permanente estado de Alerta de Reacción Rápida (QRA, por sus siglas en inglés). Los pilotos tienen 15 minutos para prepararse, subirse a sus aviones y despegar, mientras los controladores en tierra les proporcionan el rumbo, la altitud y la distancia hasta el avión sobre el que se tiene que efectuar la intercepción.

Los pilotos de de los cazas tienen 15 minutos para prepararse, subirse a sus aviones y despegar.

Fase 3: aproximación a la aeronave sospechosa

Una vez en el aire, los pilotos se acercan a la aeronave para identificarla visualmente, manteniendo la distancia de seguridad. «A veces, los aviones no identificados son aviones militares extranjeros», aseguran.

Los pilotos se acercan a la aeronave para identificarla visualmente, manteniendo la distancia de seguridad.

Fase 4: escolta del avión identificado

En el caso de que el avión sea de un país que no es miembro de la OTAN, los pilotos toman nota del tipo de avión, observan cualquier comportamiento inusual e informan a sus controladores de tierra.

Los aviones de la OTAN escoltando al avión identificado hasta un lugar seguro.

Según indican desde la OTAN, «a menudo, el contacto que no responde es un avión civil que sufre un mal funcionamiento de las comunicaciones». «Los aviones de la OTAN -prosiguen- pueden confirmar el problema mediante señales manuales y ayudar a escoltar el avión hasta un lugar seguro».

Fase 5: regreso a la base

Cuando el avión ya se encuentra fuera del espacio aéreo de la OTAN, los cazas aliados concluyen su escolta y regresan a la base, habiendo completado la misión.

Acerca de Redacción El Radar 2484 Articles
Equipo de Redacción