Boko Haram: Violencia de base religiosa y representación del Islam radical

Boko HaramLa política mundial y nacional marca una tendencia que ha legitimado y racionalizado el empleo de la religión, como herramienta para alcanzar relevancia e intereses políticos. Muchos grupos orientados a la religión la emplean para dar forma a su agenda y objetivos políticos, empleándola a menudo como justificación de sus actividades violentas. La mayoría de estos grupos se han alineados con el Islam, han promovido la violencia basada en la religión y también han introducido nuevas corrientes y pautas en el terrorismo mundial.

Los más destacados que acaparan la atención mundial son Boko Haram, ISIS, Al Qaeda y talibanes, que han perturbado potencialmente el orden público. Sin embargo, una visión comparativa permite ver que estas diversas organizaciones tienen objetivos políticos antitéticos, aunque empleen al Islam para justificar sus acciones violentas y sus estrategias, basadas en la violencia y el malestar.

El surgimiento de Boko Haram se basó en una agenda antioccidental que presentaba al gobierno existente como no islámico y que la educación occidental está prohibida. De ahí que el propio nombre de Boko Haram transmita la idea de que la cultura o la civilización occidentales están prohibidas.

El manifiesto de Boko Haram se basa en los principios islámicos, es decir, en el establecimiento de la Sharia o ley islámica en la región. Un sistema que opera para preservar los derechos de las facciones pobres de la sociedad y tiende a promover o implementar los valores islámicos. Por lo tanto, en este contexto, niega la occidentalización y sus perspectivas.

Boko Haram tiene un manifiesto político y religioso único. Boko Haram fue creado por Mohammad Yusuf, quien predicó su programa de establecer un sistema político teocrático a través de sus enseñanzas derivadas del Islam. Y se opuso a la configuración gubernamental existente de los cristianos.

La dinámica violenta surgió en 2009, cuando un levantamiento contra el Gobierno nigeriano tomó impulso y mató a casi 800 personas. Tras el levantamiento, Mohammad Yusuf fue asesinado y uno de sus lugartenientes, Abu Bakar Shekau, asumió el liderazgo.

Boko Haram empleó otra estrategia violenta para ganarse la atención del mundo al bombardear el complejo de la ONU en Abuja, donde murieron veintitrés personas. El incidente llevó a la declaración de Boko Haram como Organización Terrorista Extranjera por parte del Departamento de Estados Unidos.

De este modo, el grupo continuó el proceso de violencia y comenzó a tomar varios territorios como Bama, Dam boa y Abadan. También amplió su ámbito regional en términos de ocupación empleando estrategias violentas. La violencia se intensificó cuando en el año 2014 secuestró a 276 niñas de la escuela de niñas de Chibok, lo que desencadenó inmediatamente la indignación mundial y desarrolló una imagen de extremismo religioso y violencia.

Este proceso ha continuado a lo largo de los años; un caso denunciado fue el de una niña cristiana “Lean Shairbu” que mantuvieron en cautiverio durante un período prolongado al negarse a renunciar a su religión.

Desde entonces, la violencia ha alcanzado una trayectoria ascendente, como se puede comprobar en el caso del secuestro masivo de Chibok y el ataque generalizado en Camerún en los años 2020 y 2021.

Tras establecer un punto de apoyo regional, Boko Haram improvisó nuevas alianzas, especialmente en 2015, después de que el gobierno recuperara algunos de sus territorios, lo que empujó al grupo militante cerca del lago Chad y a las zonas montañosas.

En consecuencia, Abu Bakar Shekau se decantó por la alianza internacional y prometió su lealtad al Estado Islámico.

Esto creó dos ramas de Boko Haram llamadas Jamat u Ahlis Liddawatiwal Jihad (JAS), dirigida por Abu Bakar Shekau, y Estado Islámico en la Provincia de África Occidental (ISWAP), dirigida por Musab Al Barnarwai. El ISWAP ha desarrollado un fuerte arraigo social, político y estratégico en la región. Se ha incrustado socialmente en los corazones y las mentes de la gente al establecer su califato y su sistema judicial.

El patrón de los conflictos basados en la religión ha transformado los conflictos religiosos mundiales. A menudo se denomina terrorismo extremista basado en la religión. De ahí que el surgimiento de Boko Haram también implicara una demografía que complementara sus objetivos políticos.

El Estado de Nigeria es una amalgama de cristianos y musulmanes, construida históricamente como una sociedad étnico-lingüística distinta. Los cristianos residían en el sur de Nigeria, mientras que los musulmanes se ubicaban en el norte del país. La parte norte sufría la pobreza, el analfabetismo, el desempleo y problemas de salud pública bajo el gobierno de Goodluck Jonathan. Su gobierno era centralmente débil y marginaba a la parte norte. Esto también contribuyó como uno de los principales factores que otorgaron una ventaja a la influencia y legitimidad de Boko Haram.

Por lo tanto, la razón principal que desencadenó la organización y su movimiento se basó en los principios islámicos de la Yihad y el Tajdid. Esto presenta nuevas nociones de religión para reclutar e incorporar a más personas a su comunidad.

El concepto de Yihad ha sido impulsado históricamente y refleja y justifica los actos contra el Estado injusto y su autoridad. También amplía la capacidad de las hostilidades sociales contra las entidades no religiosas promoviendo el odio y la no aceptación. Esto también engendra extremismo y rigurosidad religiosa que valida aún más el empleo de la violencia en su nombre.  De ahí que la yihad actúe como fuerza motriz para luchar contra la estructura estatal no islámica en favor del tejido social religioso islámico. Además, esta concepción de la confrontación violenta derivada de la religión siempre se ha legitimado en términos del concepto histórico de guerra y en términos de autodefensa.

Como creencia religiosa radical y contemporánea, la yihad se considera la manifestación de la violencia religiosa y del terrorismo extremista. El establecimiento del Califato y de instituciones similares a las del Estado representa una visión salafista radical respecto al establecimiento de la estructura del Estado islámico.

El Islamic State West Africa Province (ISWAP) actúa como un pseudoestado o estado dentro del estado que ha establecido su autoridad y control. El reflejo de otra proclamación religiosa del Tajdid se refiere a la renovación de las normas religiosas que tiene como objetivo la reconstrucción o el restablecimiento de la estructura social de acuerdo con los valores islámicos.

La Yihad y el Yajdid sirven para generar nociones sobre el restablecimiento del marco político como sistema estatal islámico. La reconstrucción socio-religiosa es particularmente divergente de la occidental. Las sociedades occidentales suelen ser pluralistas, mientras que la visión de Boko Haram pretende establecer una composición social islámica.

Además, la configuración occidental proporcionaba garantías constitucionales a las mujeres en términos de derechos, libertad, educación y libertad. Esto contradice por completo su concepción de la mujer. Por lo tanto, esto también generó violencia de género como medio para proteger los valores islámicos.

Esto se vio de cerca durante el secuestro de niñas en su escuela. Además, la radicalización islámica se ha llevado a cabo a través de diferentes canales que han contribuido ampliamente a la construcción de una narrativa entre la población, la propaganda y el desarrollo de una mentalidad religiosa en la región africana.

Una de las tácticas más destacadas empleadas con este fin se ha logrado mediante la propagación de la literatura. Los eruditos comenzaron a predicar sobre la Yihad y sus implicaciones desde el siglo XV. El canal continúa hasta la fecha, donde los profesores predican sobre estos hallazgos eruditos que animan aún más a los jóvenes a volverse hacia la islamización radical.

Una de las tácticas más destacadas empleadas con este fin se ha logrado mediante la propagación de textos. Los eruditos comenzaron a predicar sobre la Yihad y sus implicaciones desde el siglo XV. El proceso continúa hasta la fecha, cuando los profesores predican sobre estas conclusiones académicas, lo que anima a los jóvenes a volverse hacia la islamización radical.

Como resultado, Boko Haram representa una paradoja destructiva que promueve el extremismo religioso y la violencia a través de una mala interpretación de los principios islámicos. El programa político de Boko Haram, bajo la bandera de la ley islámica, está orientado al poder y les ayudaría a mantener el dominio político, económico y territorial en la región africana.

Fte. Modern Diplomacy

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.