Batalla por el Ártico: Rusia planea un rompehielos nuclear, EE.UU. contrarresta a China en Groenlandia

Polar SeaUn representante de EE.UU.afirma: «Podemos esperar que el rápido cambio del sistema Ártico cree mayores incentivos para que el Kremlin y la República Popular China emprendan iniciativas, que choquen con los intereses de Estados Unidos».

Dos compañías rusas anunciaron este mes de abril, un acuerdo para construir el rompehielos nuclear más poderoso del mundo, el primer paso de una nueva y audaz estrategia ártica que Moscú espera traiga riquezas y abra nuevas y lucrativas rutas de navegación.

El acuerdo fue anunciado, cuando Washington declaró que está invirtiendo más dinero y energía diplomática en Groenlandia, para mantener a raya la influencia china. Mientras tanto, dos rompehielos chinos regresaron a casa después de un despliegue histórico de seis meses.

El acuerdo ruso hará que Atomflot, una subsidiaria de la central nuclear rusa Rosatom, y el astillero Zvezda se unan para construir el primer barco de la nueva clase Leader de rompehielos nucleares. El primer barco está programado para estar listo en 2027, añadiendo una nueva e importante capacidad a los 40 rompehielos existentes en el país.

Moscú planea construir docenas más en los próximos años, incluyendo al menos 13 rompehielos pesados, nueve de los cuales serían nucleares, si los planes del presidente ruso Vladimir Putin se mantienen. Los próximos dos rompehielos nucleares de clase Leader están programados para salir al mar en 2030 y 2032.

El impulso dado a los rompehielos rusos encaja en la nueva estrategia para la Northern Sea Route, publicada por Rusia a principios de este año, en la que se pedía la modernización de cuatro aeropuertos polares, la construcción de ferrocarriles y puertos marítimos en el alto norte y la intensificación de la explotación a escala industrial de los recursos naturales del Ártico, en particular el gas natural, el petróleo y el carbón.

En contraste con la floreciente flota rusa, la Guardia Costera de EE.UU. tiene un rompehielos pesado y uno mediano, ambos construidos en la década de 1970. Hay planes para construir seis rompehielos más en los próximos años, pero sólo los dos primeros tienen alguna financiación, y el primer barco no estará disponible hasta 2024.

Durante su discurso sobre el estado de la Guardia Costera en febrero, su Comandante, el Almirante Karl Schultz, llamó a la situación: «un nivel de presencia lamentablemente inaceptable en un área donde deberíamos ser una fuerza líder».

La solicitud presupuestaria para el año fiscal 2020 incluía 555 millones de dólares para el segundo de al menos tres rompehielos polares.

Por su parte, China ha logrado igualar a EE.UU. en el número de rompehielos que puede aparejar, gracias a las grandes inversiones de los últimos años. Sólo uno de los dos se construyó en el país, pero Beijing ha expresado su deseo de poner a flote un rompehielos de energía nuclear en algún momento del futuro, aunque los planes siguen siendo poco claros. El primer barco, MV Xuelong, fue construido en un astillero ucraniano y ha sido mejorado dos veces por China.

En un hito significativo, el Gobierno chino ha dicho que el Xuelong y el Xuelong 2, refiriéndose a los rompehielos que han regresado a Shanghai, después de concluir la 36ª expedición del país a la Antártida.

Los dos barcos navegaron más de 70.000 millas náuticas durante el despliegue de seis meses, lo que permitió a los científicos inspeccionar el Mar de Ross durante la primera expedición antártica llevada a cabo por los dos rompehielos al mismo tiempo. El Xuelong 2 es el primer buque de este tipo de fabricación nacional y, el viaje demostró que China puede proyectar fuerzas a distancias inmensas y sostener operaciones de meses de duración en el mar.

Los dirigentes chinos han declarado que el país es una «nación cercana al Ártico», designación no reconocida por la comunidad internacional, y han hablado de planes para una «Polar Silk Road» como parte de su “Belt and Road Initiative” para abrir nuevos intercambios y asociaciones en todo el mundo. Beijing ha mostrado un interés particular en Groenlandia, con proyectos flotantes como la construcción de una estación de investigación, la mejora de los aeródromos y el establecimiento de una estación terrestre de satélites en la isla.

Pero Washington está decidido a rechazar esos esfuerzos chinos, por lo que ha revelado un nuevo paquete de ayuda a la isla para duplicar la influencia americana en ella.

«Podemos esperar que los rápidos cambios en el sistema Ártico creen mayores incentivos para que el Kremlin y la RPC sigan agendas que choquen con los intereses de Estados Unidos y nuestros aliados y socios», dijo un alto funcionario del Departamento de Estado a los periodistas recientemente.

EE.UU., bajo este nuevo esfuerzo, abrirá un consulado en Groenlandia y proporcionará 12 millones de dólares en ayuda para el desarrollo.

El funcionario, que pidió el anonimato para hablar de las tensiones geopolíticas en el Ártico entre EE.UU. y sus dos principales rivales geopolíticos, añadió «también estamos en el proceso de ajustar nuestra política en el Ártico a las nuevas realidades estratégicas de hoy en día, que se caracterizan por el retorno de la geopolítica». Los cambios están impulsados, dijo el funcionario, «por el deseo de Rusia y la República Popular China de desafiar a Estados Unidos y a Occidente».

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.