Audaz objetivo militar chino: «Mecanización e Informatización” para 2027

Xi Jinping inspecciona tropasChina ha establecido amplias metas y objetivos para su 14º Plan Quinquenal (FYP), que abarcará desde 2021 hasta 2025, y una de las prioridades es «elevar el nivel de su seguridad nacional».

Mientras que los estadounidenses descartan cualquier plan presupuestario para más de un año, los planes quinquenales son una parte importante del proceso de planificación de la República Popular China (RPC). Cuando algo se incorpora al FYP merece MUCHA atención, porque refleja un amplio consenso burocrático.

Cuando algo se ha incluido en el FYP merece mucha atención porque refleja un amplio consenso burocrático. Ningún ministerio o burocracia presentará algo para su inclusión en el FYP a menos que haya alcanzado un acuerdo interno. Del mismo modo, lucharán para asegurar que sus metas y objetivos sean financiados en su totalidad si son desafiados.

La seguridad económica, tecnológica y de la cadena de suministro será claramente una prioridad. Existe la preocupación de preservar la estabilidad de la sociedad, un objetivo clave de un estado que se ha visto acosado por persistentes y generalizados disturbios civiles en el último decenio.

Por ejemplo, se sigue haciendo hincapié en la urbanización, al tiempo que se reduce la brecha entre el desarrollo urbano y el rural. Esto sugiere que los dirigentes chinos consideran que las crecientes disparidades entre campo y ciudad son una importante fuente de preocupación. Dado que esas disparidades también ponen de relieve el desequilibrio entre las provincias costeras (que en general se han beneficiado de las políticas de «Reforma y Apertura» aplicadas desde los días de Deng Xiaoping) y las del interior, es probable que todo esfuerzo por mejorar las poblaciones rurales también redunde en beneficio de las provincias del interior.

Al mismo tiempo, sin embargo, puede sugerir que hay cada vez más problemas de seguridad interna que acompañan a esta creciente desigualdad.

Mejorar la seguridad externa es también una prioridad clara para el PCCh en el próximo FYP. Los chinos llevan más de dos décadas modernizando el Ejército Popular de Liberación (EPL) que, durante mucho tiempo ha sido descrito como «semi-mecanizado, semi-informado». En efecto, mientras que algunas unidades del PLA emplean enlaces de datos, sistemas de sistemas de sensores centrados en la red para disparar, y despliegan una variedad de vehículos aéreos no tripulados, plataformas de guerra electrónica y capacidades avanzadas de combate, otras están todavía inmersas en la simple sustitución de la artillería remolcada a los cañones autopropulsados, en la mejora de sus carros de combate y motorizándose en su totalidad.

Para el próximo FYP, el objetivo es acelerar la modernización militar, por lo que el PLA estará totalmente mecanizado e informatizado para 2027.

El Ejército de Liberación Popular se fundó 1927, por lo que la fecha límite de 2027 es en parte un esfuerzo para capitalizar el centenario de su fundación. No obstante, para acelerar la informatización será necesario reducir considerablemente las fuerzas, aumentar considerablemente el presupuesto o modificar la norma de lo que constituyen las unidades «informatizadas».

Al mismo tiempo, este esfuerzo adicional será simplemente la continuación de un proceso en curso entre el duodécimo (2011-2015) y el actual decimotercero (2016-2020) FYP.

Durante la década pasada, el PLA modernizó gran parte de su equipo; hoy, tiene la Armada y la Fuerza Aérea más grandes del mundo. De manera crucial, ha evolucionado significativamente su doctrina, adoptando conceptos tales como «operaciones conjuntas integradas [o conjuntas). También ha sido objeto de una reorganización radical (anunciada el 31 de diciembre de 2015), con nuevos ejércitos, como la Fuerza de Apoyo Estratégico y el establecimiento de nuevas «zonas de operaciones» o «mandos de teatro» para sustituir a las antiguas regiones militares.

Todos estos pasos marcaron la fase inicial de la modernización del Ejército de Liberación Popular. Es probable que en los próximos siete años se produzcan ajustes, a medida que el EPL evalúe el éxito de estos esfuerzos de modernización, emprenda correcciones de rumbo y se prepare de otro modo para entrar en su próximo siglo de desarrollo.

Para EE.UU., las implicaciones son significativas. Los esfuerzos de China por mejorar su propia seguridad no son simplemente militares, ni se producen a un ritmo vertiginoso ya que las nuevas necesidades superan los recursos. Como Beijing ha demostrado en la última década, está llevando a cabo la modernización a un ritmo moderado, asegurando recursos (a través de programas como la Iniciativa del Belt and Road, sin hacerse muchos enemigos. Sólo en el último año y medio, con la llegada de los » Wolf Warriors» (Guerreros Lobo), así como con un trato más imperativo con los socios y las naciones receptoras de ayuda, la reputación de China ha perdido algo de su prestigio.

El Ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi dijo en junio: «Nunca buscamos una pelea ni intimidar a otros. Pero tenemos principios y agallas. Nos opondremos a cualquier insulto deliberado, defenderemos resueltamente nuestro honor y dignidad nacional, y refutaremos todas las calumnias infundadas con hechos».

Esto significa que el vencedor de las elecciones de 2021, Joe Biden, no puede permitirse el lujo de asumir que China implosionará o fracasará como lo hizo la Unión Soviética.

En cambio, la próxima década y las siguientes requerirán que EE.UU. trabaje estrechamente con los aliados tradicionales asiáticos y europeos, ya que el desafío chino será global.

Estados Unidos debe trabajar también con nuevos socios, como India, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y varios estados de Asia central y África, a medida que China se adentra cada vez más en esas regiones con esfuerzos económicos y tecnológicos (como el espacio y los sistemas 5G).

Gestionar la relación de Estados Unidos con una China públicamente agresiva requerirá un esfuerzo mucho más coordinado que implique no sólo los esfuerzos militares y de inteligencia tradicionales (incluida la venta de armas), sino también esfuerzos financieros y económicos propios, para equilibrar los halagos chinos y el desarrollo de infraestructuras subvencionadas.

Fte. Breaking Defense (Dean Cheng)

Dean Cheng de la fundación Heritage es uno de los principales expertos en la República Popular China y sus Fuerzas Armadas.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.