Así es como China responde a EE.UU. en el Indo-Pacífico

La administración Trump conoce el estilo de guerra chino con el término de “Guerra sin restricciones”, guerra ilimitada en todos los frentes, no sólo una cuestión de guerra de armas. Por lo tanto, Trump continúa tratando de aplastarla desde varios frentes, la economía, la empresa, los medios de comunicación, la educación, las fuerzas armadas, etc. La forma en que China ve la guerra no es algo nuevo. James Burnham en su libro “La guerra en la que estamos”, hace medio siglo, lo ha explicado muy claramente. Sostengo que, además de seguir disfrutando de la teoría de la “trampa de Tucídides”, la forma en que China ha estado viendo la guerra también es crucial para determinar el estilo chino de enfrentarse a América en el Mar de la China Meridional. China espera claramente jugar con una estrategia a largo plazo, dado su muy largo período de liderazgo, a diferencia de la presidencia americana, que siempre se verá amenazada en su posición una vez cada cuatro años.

Así que lo más probable es que China no luche abiertamente contra América en el Mar de la China Meridional, sino que siga aumentando su poder. Mientras que, por otro lado comienza a socavar a los socios estratégicos de América uno por uno, como a Corea del Sur, Japón, India y Australia. Es por eso que, China ciertamente necesita que Corea del Norte interfiera. ¿Por qué? Basado en la estrategia de la “línea de la isla” americana, Corea del Sur es el centro de la primera “línea de la isla”. Hay aproximadamente 28.000 efectivos americanos en Corea del Sur. Además, las cabezas nucleares de Corea del Norte pueden llegar a Japón, incluso llegando al centro de la segunda “línea de islas” de América en Guam. Proporcionar amenazas peligrosas en los círculos de la primera y segunda “línea de islas” de América hará que Taiwán sea más fácil de tomar y luego interrumpir las líneas de coordinación del poder americano en el Mar de la China Meridional con sus socios más cercanos

Mientras que, en el Este China sigue presionando y está dispuesta a tener una disputa militar con India en la Line of Actual Control. Sin mucha atención pública, China ha rodeado a India durante los últimos años. China ya tiene bases militares en Djibouti y posiblemente en Gwadar Pakistán, ambas gracias a la cooperación de la Iniciativa Road and Belt, en la que Djibouti finalmente no pudo pagar las deudas, por lo que su puerto fue transferido a China, que la convirtió en una base militar. Lo mismo ocurrió con Gwadar. Y lo más probable es que China sea muy capaz de convencer a Rusia de que no se involucre ofreciendo ventajas económicas de su confrontación con India y Rusia, porque ambos países -China e India- son consumidores de armas rusas.

Por otra parte, China seguirá tomandose represalias por la guerra comercial con América a Australia, hasta el punto de que las pérdidas puedan ser recibidas por la tierra de los canguros. Especialmente después de la participación de la fragata australiana en el convoy de navegación internacional americano en el Mar del Sur de China y después de que Australia reaccionara contra China acerca del encubrimiento del Covid 19. China es el mayor socio comercial de Australia. China parece estar bastante segura de que la aplicación de altos aranceles a muchos de los productos básicos de exportación de Australia debilitará la capacidad económica del país. Y toda la terapia de choque será una mala señal para los países que rodean el Mar de la China Meridional.

De la misma manera procederá contra Canadá que ha encarcelado a Meng Wanzhou, CFO Hua Wei, a petición de la ley de extradición americana. Y no olvidemos que la Belt and Road Initiative también ha dividido a Europa, África y, lentamente, a Oriente Medio. Ahora bien, en lo que respecta a los asuntos chinos, la Unión Europea no está del todo de acuerdo en que China sea una amenaza (sólo competidor incluso después del caso Covid 19 y Hong Kong), ya que la línea de tren rápido y cualquier proyecto de infraestructura han dividido el continente azul.

Luego, en el plano interno de EE.UU., China probablemente seguirá interviniendo e infiltrándose en las elecciones, y se ocupará de diversos asuntos que pueden debilitar la posición de Trump. Aunque China dijo, estaría muy contenta si Trump fue reelegido porque Trump tiene el potencial de dañar la alianza americana con muchos países. Pero, es bastante seguro pensar que China realmente quiere que Joe Biden gane. Es más fácil para China si los demócratas están entronizados.

¿Es probable que América pierda? Sigo creyendo que la guerra con China no es cosa de hoy. Hoy, militar y económicamente, América todavía es superior. Sin embargo, Xi es un corredor de maratón, Xi puede ser presidente de por vida. Pero las señales de la amenaza de una guerra sin restricciones ya son visibles.

Hoy en día, por otro lado, geoestratégicamente América ha hecho una alianza para rodear a China. En el Mar de la China Meridional, América todavía tiene a Taiwán, Vietnam, Filipinas, Malasia, Singapur (tal vez indonesia), aunque Corea del Sur y Japón están intimidados por Corea del Norte. También en el aspecto económico, por ejemplo, aunque China siga creciendo un 6 por ciento estable y América sólo un 1 o 2 por ciento, todavía necesita décadas para alcanzar el PIB per cápita de América.

Por lo tanto, China jugará a largo plazo y alcanzará sus objetivos uno a uno. China probablemente no se centrará en el Mar de la China Meridional por la fuerza, sino primero en Taiwán, después de que Hong Kong fuera adquirido con éxito sin guerra, continuando con la difusión de amenazas en el Mar de la China Meridional para dividir la concentración americana.

Tras la llegada al poder de Tse Ing Wen, la unificación de la paz con China fracasó. La oferta de “un país, dos sistemas” fue rechazada por Tse Ing Wen y el pueblo de Taiwán. Como resultado, China se jactará de tener más poder alrededor de Taiwán, mientras que Corea del Sur y Japón se preocupan por las acciones de Corea del Norte, y todavía se muestra agresiva en el Mar de la China Meridional.

Esta es una forma de “Guerra omni-dimensional” por parte de China, como escribió Burnham. Pero China necesitará mucha energía y paciencia para jugar por mucho tiempo, más después de la pandemia que los ha estado arrojando a la cuneta del orden internacional. Mientras tanto, en resumen, EE.UU. será más agresivo en el Mar de la China Meridional para atraer más atención de los partidarios nacionales de Trump hasta el próximo día de elecciones. Por lo tanto, el éxito de Trump en hacer que los americanos se enfaden (odien) a China es una de las claves para que Trump obtenga la mayoría en las elecciones posteriores. Estoy bastante seguro de que Trump seguirá jugando esta carta china en los próximos meses, hasta que lleguen las elecciones. Y el resultado a medio plazo es que el Mar de la China Meridional será el teatro de las provocaciones para ambos.

Fte. Modern Diplomacy (Jannus TH. Siahaan)

Jannus TH. Siahaan es Doctor en Sociología de la Universidad Padjadjaran, Bandung, Indonesia. Observador de Energía y Defensa

1 Comment

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.