Las IDF estrenan enjambres de drones para buscar y atacar objetivos ocultos

EnjambreLos recientes enfrentamientos entre Israel y las organizaciones terroristas en Gaza (operación Guardians of the Wall) demostraron algunos de los métodos contundentes que puede emplear una nación-estado contra la agresión de actores no estatales. A lo largo de los 15 días de conflicto que estallaron tras el ataque con cohetes a Jerusalén, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) respondieron con ataques aéreos masivos, empleando municiones guiadas de precisión. Estos ataques se dirigieron a objetivos terroristas como edificios conocidos por albergar puestos de mando; lanzadores de cohetes múltiples excavados en puntos subterráneos en medio de barrios poblados e instalaciones industriales que formaban parte de la cadena de suministro militar de Gaza.

Poco conocida fue la parte de las “fuerzas terrestres” de las FDI en la operación. Aunque Israel se abstuvo de comprometer a sus fuerzas terrestres a cruzar la frontera, emplearon sistemas no tripulados para atacar dentro de la zona enemiga para buscar y destruir objetivos ocultos. Este fue el debut en combate de una nueva capacidad desarrollada por las FDI que demostró el gran valor de las operaciones tripuladas-no tripuladas en el campo táctico.

Desde 2019, las IDF trabajaban en el despliegue del Multi-Dimensional Group (MDG), una unidad del tamaño de una brigada, compuesta por soldados de élite y expertos técnicos, que probaba y operaba numerosos equipos nuevos para maximizar la agilidad en el combate y la potencia de fuego. El objetivo del MDG es dotar a los grupos de combate tipo batallón de activos no tripulados, mando, control e inteligencia avanzados y capacidades de ataque de precisión que puedan afectar a su potencia de fuego orgánica y a los fuegos de apoyo de otras unidades y escalones.

Paralelamente a la evolución del MDG, otras estructuras evolucionaron en la brigada de paracaidistas para mejorar la conciencia situacional, las maniobras de combate y los fuegos de batallón. Este proceso comenzó con la conversión de una de las compañías de apoyo al combate, que pasó de ser una unidad de morteros a una compañía Seek and Destroy (S&D), equipada con drones autónomos que operan en grupos para recoger información, adquirir objetivos y realizar ataques de precisión.

Inicialmente, la unidad empleó enjambres de drones proporcionados por Elbit Systems como socio desarrollador. Esta integración incluyó el suministro de sistemas de armas, drones, redes y C4I. La Agencia de Seguridad de Israel (ISA) y las unidades especializadas de las FDI proporcionaron los métodos y las herramientas para acceder a los vastos recursos de inteligencia estratégica que permitieron a los operadores de la compañía mejorar la información y el conocimiento de la situación en el campo táctico.

La columna vertebral de esta nueva capacidad fue la última versión del sistema de mando, control, comunicaciones e inteligencia (C4I) de las IDF, Torch 750, que ahora enlaza la división y las brigadas con compañías y secciones. Para apoyar a los escalones inferiores, el sistema funciona con aplicaciones y tabletas que dan a los usuarios acceso a información de inteligencia nueva y relevante.

El sistema reúne el reconocimiento en tiempo real recogido por los enjambres de drones y lo correlaciona con la inteligencia pertinente, la inteligencia de comunicaciones (COMINT) y la cibernética, recogidas y almacenadas en las bases de datos de inteligencia de las IDF y la ISA. La integración de todos los recursos permite crear una imagen de la situación muy detallada y precisa. El empleo de herramientas que detectan anomalías puede indicar la existencia de enemigos u objetivos ocultos en tiempo real.

Como parte del Battle Management System (BMS) de la brigada y de los batallones, Torch 750 puede asignar a diferentes elementos bajo el mando de la brigada que pueden lanzar ataques contra objetivos adquiridos por otros órganos. El nuevo sistema también cuenta con una estrecha integración del apoyo aéreo a nivel de batallón. Con esta capacidad, las fuerzas terrestres pueden dirigir ataques aéreos de precisión a objetivos que puedan ver sin demora.

Otra nueva capacidad que pueden aprovechar las compañías de S&D son las bombas de mortero guiadas de precisión Iron Sting, que emplean el GPS y la localización por láser para lanzar ataques de precisión. En marzo de 2021, el nuevo sistema completó las pruebas de aceptación para su puesta en marcha por las IDF. El desarrollador Elbit Systems ofrece el Iron Sting para todo tipo de morteros de 120 mm de calibre liso, incluidos el Cardom y el Keshet montados en APC, el Spear transportado en vehículos de combate 4×4, o el Sling, optimizado para comandos. Al combinar la precisión del Iron Sting y las capacidades de adquisición de objetivos “Seek and Destroy”, las nuevas formaciones pueden dominar un campo de combate significativamente mayor que el de las unidades equivalentes con capacidades convencionales.

Drones y enjambres militarizados

En los últimos años, los drones han demostrado ser esenciales en operaciones, proporcionando inteligencia crítica y persiguiendo objetivos sensibles al mismo tiempo. Mientras merodean por el campo de batalla, los drones pueden detectar las actividades del enemigo sobre el terreno, pero trasladar esta información a la acción puede llevar horas, ya que la petición de fuego se procesa a través de los escalones hasta que se aprueba la orden de disparar.

Dotar a los comandantes de compañía de los medios y la autoridad para ordenar y aprobar un ataque con sus armas orgánicas, artillería de apoyo, apoyo naval o aéreo, permite a las IDF enfrentarse a objetivos volátiles, que suelen quedar al descubierto por el movimiento de las unidades de combate.

Aunque los vehículos aéreos no tripulados comerciales se emplean a menudo para la experimentación y el desarrollo de sistemas, las IDF optaron por emplear drones militarizados mejor equipados para operar en entornos conflictivos, con las interferencias comúnmente usadas contra los drones. En 2017, Elbit Systems fue seleccionada para proporcionar sistemas de drones multirrotor basados en una serie de drones desarrollados por su filial Flying production.

THOR
Dron multirrotor en miniatura THOR diseñado específicamente para misiones militares.

Una de estas plataformas es THOR, un dron multirrotor VTOL que fue diseñado para cumplir con los requisitos MIL-STD-810. THOR puede volar a altitudes de hasta 12.000 pies sobre el nivel del mar (3.660 m), y operar a temperaturas extremas (de -40 a +65), soportar ráfagas de viento y fuertes lluvias y nieve, y resistir la penetración de arena o polvo. Con una autonomía de misión de 75 minutos, puede operar en un radio de hasta 10 km, volando hasta 2.000 ft. (600 m) sobre el suelo. THOR puede transportar cargas útiles de hasta 3 kg, incluida una carga útil diurna/nocturna de alta resolución.

THOR es extremadamente silencioso en comparación con los drones comerciales habituales, incluso cuando vuela a una velocidad máxima de 40 km/h y cuenta con un software de control y enlace de datos en tiempo real diseñado para usuarios militares. Es apto para operar en zonas urbanas y en terreno abierto, con capacidad de despegue y aterrizaje automáticos y vuelo autónomo en misión.

Otros drones han sido creados para misiones específicas, como la vigilancia persistente en terreno urbano, el reconocimiento en interiores y los efectos cinéticos. Al compartir una red, capacidades autónomas e inteligencia artificial, los drones operan juntos como un grupo o “enjambre”, aprovechando capacidades y eficiencias únicas que los medios convencionales no pueden ofrecer.

El 6 de mayo de 2021, al iniciarse los combates en el sur del país, la nueva unidad de S&D actuó con rapidez para convertirse en la primera unidad militar que opera con enjambres de drones en combate. En pocas horas, desplegaron y pusieron en marcha este novedoso sistema, buscando y destruyendo docenas de objetivos enemigos ocultos en terrenos complejos de zonas rurales y urbanas.

En pocos días, la nueva unidad obtuvo resultados sorprendentes. Una sola compañía, dotada de enjambres de aviones no tripulados, armas de precisión y una completa C4I, llevó a cabo más de 30 misiones, destruyendo docenas de objetivos enemigos a varios kilómetros de la frontera. Fueron capaces de localizar al enemigo en zonas urbanas complejas y en zonas rurales de densa vegetación, designar objetivos, evaluar esos objetivos en el puesto de mando de la compañía, atacar los objetivos seleccionados para el combate y realizar la evaluación de los daños en la batalla, todo ello realizado en cuestión de minutos por los enjambres de drones.

Tras el éxito de estas compañías de S&D, el GFC recomendó convertir todas las compañías de apoyo al combate de las fuerzas regulares en compañías de S&D durante el próximo año. Esta nueva capacidad mejorará drásticamente la eficacia de combate de las IDF para hacer frente a un posible estallido de las hostilidades con Hezbolá, respaldado por Irán, en la frontera libanesa.

Fte. Defense Update