Artillería: Irán representa una amenaza latente

Artillería IraníUna de las consecuencias de las recientes y breves hostilidades entre Hamás e Israel fue la demostración de la eficacia de los kits de guiado por GPS e INS para cohetes de mayor alcance que Hamás montó, con la ayuda de asesores iraníes, utilizando kits de guiado de fácil hacen que estos cohetes, antes no guiados, sean lo suficientemente precisos como para golpear eficazmente objetivos de largo alcance sin tener que saturarlos con un número prohibitivo de cohetes no guiados. El sistema israelí de defensa aérea Cúpula de Hierro puede seguir identificando los cohetes susceptibles de impactar en una zona residencial e interceptarlos. Pero si se lanzan muchos contra un objetivo lejano, como Tel Aviv o Jerusalén, el Cúpula de Hierro puede verse desbordado y demasiados cohetes llegarán a su objetivo.

Israel también presenta un argumento convincente para mantener las sanciones económicas a Irán no sólo porque han continuado con su programa de armas nucleares, a pesar de estar prohibido por el tratado de 2015 que levantó las sanciones.

Los cohetes guiados iraníes suponen una amenaza más inmediata que las armas nucleares iraníes. Israel ha lanzado cientos de ataques aéreos contra los envíos iraníes de cohetes, misiles balísticos y kits de guía que se introducen en Siria en camiones para Hezbolá en Líbano y las milicias respaldadas por Irán en Siria. Si un número suficiente de esos envíos pasa, Irán puede mejorar cientos de cohetes no guiados que ya están en Líbano y crear otro arsenal de armas guiadas en Siria.

Los estadounidenses han acordado compartir información de inteligencia sobre los intentos iraníes en este ámbito y tomar medidas conjuntas. Esto también está motivado por el creciente empleo de estos cohetes guiados por parte de las milicias respaldadas por Irán en Irak contra las tropas estadounidenses y las fuerzas de seguridad iraquíes. El gobierno iraquí se opone activamente a estos intentos iraníes en Irak porque los considera un intento de hacerse con el control del gobierno iraquí. La amenaza de estos cohetes guiados iraníes es una de las principales razones por las que las naciones árabes han establecido relaciones diplomáticas con Israel o, en el caso de Arabia Saudí, han aumentado la cooperación no oficial.

El impacto de los cohetes guiados en la reciente guerra de Hamás habría sido mayor de no ser por las mejoras israelíes en sus sistemas de comunicaciones e inteligencia, que permitieron localizar rápidamente las ubicaciones de los almacenes subterráneos de cohetes, que suelen estar en zonas residenciales. Los cohetes se sacan de los refugios subterráneos y se lanzan desde esas mismas zonas residenciales. Israel pudo localizar y destruir, con bombas de penetración terrestre guiadas, más de cien kilómetros de esos túneles de hormigón.

Hamás había desviado la mayor parte del hormigón y otros materiales de construcción donados a Gaza tras la guerra de 2014 a la construcción de esos túneles en lugar de construir nuevas viviendas para los residentes de Gaza. Esos civiles de Gaza lo notaron y ahora esas quejas tienen que ser atendidas para cualquier nuevo material de construcción que se envíe a Gaza. Irán está deseando ayudar a financiar la reconstrucción de Gaza y esa es otra razón por la que los esfuerzos iraníes para conseguir el levantamiento de las sanciones económicas se han estancado. Israel no envió tropas de tierra a Gaza en 2021, pero tiene muchas fotos aéreas de los túneles recientemente bombardeados y eso deja bastante claro a dónde fue a parar toda la ayuda para la reconstrucción posterior a 2014. Ahora es improbable que Hamás consiga material de reconstrucción a menos que inspectores de confianza (de los donantes) puedan dar cuenta de cómo se emplea todo el material de reconstrucción. Hamás se opone a esto y tiene un historial de intimidación a los inspectores externos, por lo que esa táctica no va a ser eficaz como en el pasado.

Israel ha conseguido que los estadounidenses presten más atención a los kits de guiado de cohetes por otras razones, ya que estos kits de guiado también son empleados con frecuencia por los rebeldes chiíes respaldados por Irán en Yemen para realizar ataques contra Arabia Saudí, especialmente contra bases militares e instalaciones petrolíferas.

Cada vez hay más pruebas fehacientes de estos kits de guiado. Israel proporcionó mucha ayuda técnica a los equipos de evaluación de la ONU que han examinado los restos encontrados en los lugares donde se emplearon, especialmente en Arabia Saudí, y confirman que los kits de guiado existen y que los componentes supervivientes pueden ser rastreados hasta Irán.

Irán mantuvo durante mucho tiempo que no era responsable de suministrar vehículos aéreos no tripulados, misiles de crucero y misiles balísticos a los grupos que respalda en Yemen, Irak, Siria y Líbano para atacar a Israel, Yemen, Arabia Saudí y a cualquiera que se oponga a la agresión iraní. Estas armas se construyen con componentes iraníes que se fabrican deliberadamente sin ninguna prueba visible de que han sido fabricadas de ello, algo en lo que se pone mucho empeño. Pero Irán emplea a veces los mismos componentes no marcados en armas que están claramente etiquetadas como iraníes.

A pesar de todos esos esfuerzos de decepción, los investigadores de la ONU y de otros países han estado recogiendo componentes de restos de vehículos aéreos no tripulados y misiles iraníes (etiquetados o no) que funcionaron correctamente y explotaron, así como algunos que fueron capturados o se estrellaron cerca del territorio iraní.

La ONU y Arabia Saudí han puesto muchos de estos componentes en exposición pública, y Estados Unidos también ha mostrado cargamentos de armas iraníes capturados o componentes de misiles recuperados de armas que se han estrellado. Uno de los elementos comunes encontrados en todos estos casos son los giroscopios sin marca, es decir, sin indicación de fabricante o de origen nacional.

Estos dispositivos en miniatura son comunes en todo tipo de vehículos aéreos no tripulados y misiles. Los giroscopios del tipo que Irán suministra están disponibles en el mercado comercial, pero el modelo que Irán niega haber producido sólo aparece en los sistemas empleados por los terroristas islámicos, así como en los sistemas que están claramente marcados como iraníes. Esto fue el resultado de que Irán tratara de ahorrar algo de dinero al no fabricar un giroscopio similar claramente marcado como iraní para los sistemas que son oficialmente iraníes.

Eso fue una falsa economía porque se han recogido docenas de estos giroscopios de sistemas estrellados o explotados. Siempre hay restos, incluso cuando un sistema explota y muchos componentes pequeños, como estos giroscopios, sobreviven intactos. Irán denuncia estas pruebas como una conspiración estadounidense, pero nadie, excepto Irán y sus aliados, lo acepta. Un número creciente de estos grupos respaldados por Irán son reconocidos por la ONU y otras organizaciones como terroristas internacionales.

Los giroscopios se han recogido en Yemen, Arabia Saudí, Israel y Afganistán. Uno de los primeros ejemplos se encontró en 2016 cuando un vehículo aéreo no tripulado iraní se estrelló en Afganistán y las fuerzas estadounidenses lo incautaron y fotografiaron/escrutinaron los componentes. En años posteriores el giroscopio siguió apareciendo en otros países. El giroscopio es un diseño único que no está disponible en ningún fabricante occidental, chino ni ruso. No es de ningún país identificable (por las marcas), pero todas las pruebas apuntan a Irán, sobre todo porque el misterioso giroscopio aparece en vehículos aéreos no tripulados que Irán afirma con orgullo que están fabricados con componentes iraníes.

Algunos de estos vehículos aéreos no tripulados y misiles “no identificados” también contienen otros componentes que indican su origen iraní, aunque estos afirmen que fueron producidos localmente por grupos respaldados por Irán. Esa explicación se desmorona cuando se observan imágenes del producto local y del modelo de fabricación iraní en el que se basa. Las diferencias suelen ser mínimas. Algunos de estos vehículos aéreos no tripulados y misiles están construidos con algunos materiales locales, como chapas, pero el diseño es claramente iraní y los componentes clave, como los giroscopios, no proceden de ningún proveedor comercial, sino que han sido introducidos de contrabando por Irán. Los giroscopios no marcados tienen algo en común, se encuentran en sistemas “construidos localmente” de grupos respaldados por Irán.

Las pruebas más reveladoras proceden de los cargamentos de armas iraníes capturados a los contrabandistas a los que se paga por introducirlos en Yemen o Gaza. Además de las armas iraníes claramente marcadas como de fabricación iraní, suele haber cantidades de componentes iraníes, incluidos los misteriosos giroscopios. Irán descarta todo esto como un complot estadounidense o israelí para difamar a Irán. Sin embargo, en Irán, la Fuerza Quds, una sección especial del IRGC (Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica) iraní, es alabada por el amplio apoyo que presta a las fuerzas rebeldes y terroristas respaldadas por Irán en toda la región. No es ningún secreto en Irán que Quds proporciona ayuda técnica, así como táctica y organizativa a estos grupos para llevar a cabo ataques empleando cohetes, misiles balísticos y misiles de crucero. Israel sigue lanzando ataques aéreos contra las operaciones de la Fuerza Quds en Siria, Líbano, Irak y Gaza para impedir que los envíos iraníes de estas armas guiadas o sus componentes lleguen a los arsenales de cohetes no guiados de Hezbolá en Líbano. Irán ha desarrollado kits de mejora que hacen que estos cohetes sean mucho más precisos. Esos envíos de kits de mejora contienen más de los misteriosos giroscopios.

A medida que aparecen más y más pruebas de la amenaza de los cohetes guiados iraníes, se pone en duda la supervivencia del tratado de 2015. Estados Unidos se retiró de él en 2017 tras la aparición de pruebas de que Irán seguía desarrollando armas nucleares. Los inspectores de la ONU fueron rechazados de los sitios identificados como involucrados con la investigación de armas nucleares, mientras que una operación de inteligencia israelí de 2018 trajo media tonelada de archivos iraníes sobre su programa de armas nucleares, que fueron posteriormente autentificados por expertos de varios países. Los expertos extranjeros coincidieron en que era una prueba de que Irán no había detenido sus esfuerzos en materia de armas nucleares. Este conjunto de pruebas facilitó a Estados Unidos la reanudación de las sanciones económicas y dificultó a Gran Bretaña, Rusia, Francia, China y Alemania, los otros signatarios del tratado de 2015, convencer a los estadounidenses de que las levantaran. Estas sanciones perjudicaron los esfuerzos del CGRI para expandir sus operaciones en Irak, Siria, Líbano, Gaza y Yemen, razón por la cual se ha convertido en otro factor que actúa en contra del acuerdo para levantar dichas sanciones.

Fte. Strategy Page