Alice, el primer avión de pasajeros totalmente eléctrico del mundo, acaba de realizar su primer vuelo

La startup voló por primera vez la semana pasada su avión eléctrico de medio alcance, Alice, en la zona rural del este de Washington. El aeropuerto es una instalación militar retirada con una pista de aterrizaje muy larga, lo que lo hace especialmente adecuado para probar aviones de todos los tamaños. Esto tiene un valor especial en el noroeste del Pacífico, que es un importante centro de diseño de aviones.

«Alice despegó a las 7:10 de la mañana del Aeropuerto Internacional del Condado de Grant (MWH), volando durante 8 minutos a una altura de 3.500 pies», dice la compañía en un comunicado.

El físico Omer Bar-Yohay y su socio Aviv Tzidon fundaron Eviation en 2015 en Israel, teniendo su sede actualmente en Washington. Se une a otras como Harbour Air, de la Columbia Británica, que están dando pasos hacia la electrificación de los aviones comerciales. Todavía no está claro que esta transición sea posible para aviones de pasajeros mucho más grandes, pero los aviones de corto y medio alcance podrían hacer la transición más fácilmente.

Alice se ha diseñado para vuelos de hasta 250 millas, con hasta 2.600 libras de «carga útil máxima», lo que según Eviation es suficiente para transportar hasta nueve pasajeros a la vez a esas distancias cortas. La empresa combinó recursos de más de media docena de proveedores para construir el elegante y futurista avión y su tren motriz.

El argumento de venta va más allá de los argumentos habituales para electrificar el transporte aéreo comercial: como sus aviones son extremadamente silenciosos, Eviation cree que puede introducir el transporte aéreo comercial en lugares donde antes estaba prohibido por las ordenanzas sobre el ruido.

En su página web, Eviation señala algo interesante sobre la industria de la aviación: hoy en día, las emisiones de carbono de la aviación comercial representan el 2,5% del total de las emisiones de carbono mundiales, pero a medida que otras industrias trabajen para descarbonizar, esa cifra crecerá a un ritmo creciente hasta alcanzar el 27% del total de las emisiones de carbono mundiales en 2050. Esta es una de las razones por las que reducir las emisiones de carbono en cualquier medida puede suponer una gran diferencia; las industrias de todo el mundo están tratando de reducir las emisiones, e incluso unas modestas mejoras a lo largo del tiempo serán significativas.

Pero la aviación también se enfrenta a obstáculos especiales. A nivel de categoría, las aeronaves se dividen en dos grupos muy amplios. Algunos, como los globos aerostáticos, funcionan siendo más ligeros que el aire. Eso significa que la densidad del aire calentado es menor que la del aire circundante y eso lo hace mucho más ligero. Pero los aviones son más pesados que el aire. Dependen de potentes motores bastante pesados de por sí para generar sustentación. Electrificarlos requiere un suministro de baterías aún más pesado. El BMW serie 5 tradicional de combustible fósil pesa entre 3.500 y 4.400 libras; el Tesla Model S eléctrico pesa entre 4.300 y 5.000 libras para un coche del mismo tamaño. En tierra, eso es una cosa; pero en el cielo, la diferencia puede ser decisiva para que un avión pueda siquiera despegar.

Aquí es donde entran empresas como Eviation. Las denominaciones de longitud de vuelo, como corto y largo recorrido, varían significativamente según el país: en Estados Unidos, la longitud diagonal del continente cae justo en un límite típico de 3.000 millas. Mucha, mucha gente hace saltos de corto y medio alcance por Estados Unidos todos los días por motivos de trabajo. Es posible que la cultura en torno a este tipo de viajes aéreos tenga que cambiar en el futuro, pero esos cambios llevarán tiempo.

Fte. Popular Mechanics