AimPoint, el Ejército de EE.UU. reconstruye su Artillería

Operaciones Multi-Dominio, colaboración tierra, mar, aire, espacio y ciberespacio
Operaciones Multi-Dominio, colaboración tierra, mar, aire, espacio y ciberespacio (Gráfico del U.S. Army)

Llamada una vez y en el futuro reina de la batalla, la Artillería, que fue  descuidada durante 20 años de persecución de guerrilleros, está ahora siendo revitalizada como el medio de ataque de largo alcance en la guerra multi-dominio contra Rusia y China. Esto afectará a todo, desde los misiles, oficiales que serán ascendidos, hasta la forma en que se organiza para el combate, una estructura de fuerza descrita en un nuevo estudio del Army Futures Command llamado AimPoint.

¿El mayor cambio? Después de haber creado ya dos Multi- Domain Task Forces (MDTF) experimentales, construidas alrededor de Brigadas de Artillería, el Ejército ahora planea la organización de un nuevo cuartel general de alto nivel llamado Theater Fires Commands para coordinar la guerra de misiles de largo alcance a escala continental.

“Éste es un resultado directo del AimPoint”, dijo el Teniente General Eric Wesley, cuyo Futures & Concepts Center desarrolló el plan de estructura de la Fuerza. Mientras que los Theater Fires Commands no existen aún, dijo, ya se ha comenzado a seleccionar personal en el proceso Total Army Analysis para dotarlos de personal.

En la visión de futuro del AimPoint, “las Brigadas de infantería se parecen mucho a lo que se podría ver ahora mismo… excepto por su [incrementada] capacidad para conectarse con otros medios nacionales” en el espacio y el ciberespacio, dijo el Teniente General Wesley a los periodistas, la semana pasada en un amplio debate. Los grandes cambios, dijo, vendrán en los niveles más altos, División, Cuerpo de Ejército y Mando de Teatro de Operaciones, que han jugado un papel de apoyo en operaciones de contrainsurgencia altamente localizadas, pero que deben tomar el liderazgo en la coordinación de las operaciones contra naciones-estado bien armadas.

“Al considerar los niveles superiores a la Brigada, lo que se necesita es aumentar su capacidad para combatir a gran escala y a nivel de Teatro”, dijo. “Esos escalones que hemos hipotecado un poco en los últimos 20 o 30 años, porque nuestras Brigadas eran muy poderosas en relación con nuestro oponente de aquellos momentos. Hoy, que estamos siendo desafiados en todos los dominios, y cuando nuestros dos competidores principales están invirtiendo en sus ejércitos, tenemos que reconstruir la capacidad de esos escalones, con la particularidad de que es necesario tener en cuenta la guerra de información, cibernética y acceso al espacio”.

Sin embargo, una vez que se inicia el combate, e incluso antes, cuando se trata de disuadir al otro lado de que lo haga, sigue siendo necesaria una potencia de fuego a la antigua, pero con un enfoque del siglo XXI.

La artillería ha sido una herramienta del Ejército de EE.UU. desde la Segunda Guerra Mundial, cuando su capacidad de coordinar rápidamente el fuego baterías de obuses de gran alcance para proyectar un fuego abrumador sobre un objetivo elegido, era una de las pocas cosas que la Wehrmacht alemana temía. Pero en aquel entonces, e incluso durante la Guerra Fría, los límites de las redes de radio, el alcance de la artillería y la precisión de los objetivos significaban que la artillería sólo podía ser decisiva a nivel táctico, apoyando la batalla cara a cara de la infantería y los tanques.

Sin embargo, hoy en día, los misiles guiados de precisión que están desarrollando Estados Unidos, Rusia y China tienen un alcance tan grande, cientos o miles de kilómetros, que se necesitan satélites para detectar los objetivos adecuados y enviar los datos de los mismos, además de soldados cibernéticos superiores para proteger esa red de comunicaciones de los hackers hostiles. Reunir todas esas tecnologías en la organización adecuada con personal bien entrenado y con la artillería puede tener un impacto decisivo en las operaciones de todo el Teatro de Operaciones o incluso a nivel estratégico.

Pero hay un problema. Durante las tres décadas que van entre el final de la Guerra Fría y el despertar a las amenazas rusas y chinas, el Ejército descuidó su artillería. En 2002, el Ejército disolvió las Brigadas de Artillería de sus divisiones y dispersó sus grupos en las Brigadas de infantería. Luego, en Afganistán e Iraq, su potencia de fuego era tan abrumadoramente superior, y el apoyo aéreo estaba tan fácilmente disponible incluso para pequeñas patrullas, que las tropas de artillería rara vez llegaban a disparar sus armas, ni siquiera durante el adiestramiento.

En 2008, tres coroneles de artillería co-escribieron un documento que llamaba a su Cuerpo una “rama muerta andante”.

Mientras, Rusia y China superan a E.E.U.U. en número y prestaciones de sus obuses, lanzacohetes y misiles tierra-tierra, cuyas armas han envejecido. Eso llevó al predecesor del Teniente General Wesley como jefe del futurista del Ejército, el Teniente General H.R. McMaster, a decir al Congreso en 2016 que “estamos superados en número y armamento”. Al año siguiente, en octubre de 2017, el Ejército hizo oficialmente de los Long-Range Precision Fires su prioridad de modernización número 1.

Ahora el Ejército está desarrollando urgentemente nuevos sistemas de artillería, desde proyectiles de obús guiados de precisión con un alcance de 40 millas, hasta misiles tácticos de más de 300 millas, y armas hipersónicas que pueden volar miles de millas a más de 10 mach. Pero la tecnología por sí sola no es suficiente.

Después de dos décadas de escaso empleo de la artillería, el Ejército necesita ahora artilleros experimentados para ejecutar sus nuevos fuegos de alto nivel y sacar el máximo provecho de sus nuevos misiles de largo alcance.

Por supuesto, los comandantes de las Brigadas de infantería y de tanques pueden atacar los objetivos que ven delante de ellos en un combate de nivel táctico. Pero se necesitan oficiales de artillería de alto nivel y personal especializado experimentado para seleccionar objetivos críticos para todo el Teatro de la Guerra y coordinar los ataques de largo alcance a lo largo de cientos de millas. Mientras que el Ejército recreó el Cuartel General de Artillería a nivel de División en 2014, ahora está estudiando los fuegos de largo alcance a nivel de Cuerpo de Ejército y de Teatro de Operaciones.

Es más, los diferentes teatros requerirán una combinación diferente, no sólo de los sistemas de artillería, sino de todos los apoyos que se están desarrollando como parte de los ” Big Six” del Ejército: Long Range Precision Fires, Next Generation Combat Vehicles, Future Vertical Lift, Networks, Air & Missile Defense, y Soldier Lethality gear.

Para el Mando Indo-Pacífico, centrado en la amenaza china, la vasta extensión del océano significa que el Ejército debe apoyar a la Marina. Eso significa, baterías de artillería de largo alcance, de muy largo alcance, dadas las distancias existentes, basadas en islas amigas para controlar las rutas marítimas circundantes, formando plataformas inhundibles para la altamente móvil Armada. Pero, dijo Wesley, eso también requiere de sistemas avanzados de defensa aérea y de misiles para neutralizar las salvas de largo alcance del enemigo, aviones de alta velocidad de largo alcance para mover las fuerzas terrestres de una isla a otra y una red sofisticada y segura para coordinarlo todo.

En Europa, por el contrario, las distancias son más cortas, lo que requiere una mezcla diferente de misiles, siendo el terrestre el principal frente de combate, con mares pequeños y en gran parte sin litoral en ambos flancos. Esto hace que los vehículos terrestres blindados y el equipo de los soldados, desde los nuevos rifles hasta las gafas protectoras, sean mucho más importantes que en el Pacífico.

Esas profundas diferencias significan que el Ejército no puede crear una única unidad universal, con un conjunto de equipos que se adapten a cada situación, como una vez se intentó con el programa cancelado Future Combat Systems.

Incluso si un Ejército de composición única tuviera sentido tácticamente, dijo Wesley, no funcionaría tecnológicamente, ya que, debido a la rapidez con la que la informática, que afecta a todo desde el objetivo hasta la logística, no hay manera de desarrollar una nueva pieza de equipo, producirla en masa y entregarla a cada Brigada del Ejército antes de que aparezca algo nuevo y mejor. En lugar de “flotas puras” en las que cada Brigada tiene el mismo software, camiones, misiles, etc., organizados de la misma manera, el Ejército debe adaptar sus fuerzas al Teatro.

Para más información del Teniente General Wesley en sus propias palabras (editadas para mayor brevedad y claridad), siga leyendo lo siguiente:

P: Históricamente, el Ejército siempre ha querido estandarizar el equipo, el adiestramiento y la organización tanto como sea posible, después de todo, “G.I.” significa “General Issue”. Pero Europa y el Pacífico son muy diferentes. ¿Necesita más de una combinación de fuerzas en todo el Ejército?

R: El mundo y la tecnología se están moviendo demasiado rápido, como para creer que voy a tener la Tecnología Uno en cada Brigada [antes de que la Tecnología Dos la haga obsoleta]. Tenemos que ser más ágiles que eso.

En segundo lugar, la realidad es que tenemos a la vista dos amenazas de ritmo claramente diferentes y con geografía diferente, por lo que tenemos que considerar diferentes maneras de abordarlas. Se puede esperar que el paquete de fuerzas que construyamos para el INDOPACOM sea distinto del que construimos en Europa.

Lo que será común serán las operaciones multidominio (“Multi-Domain Operations”) (MDO), una forma de combatir, que creo que es consistente en ambos teatros, aunque la aplicación de la misma será diferente.

¿Cuáles son esas diferencias? En el INDOPACOM, los fuegos para ayudar a la Marina a controlar las rutas marítimas son indispensables. En Europa, la esencia del problema es la capacidad de realizar un esfuerzo de maniobra en tierra muy avanzado.

Las [Big Six] prioridades que identificamos son bastante consistentes con la mayoría de los datos y análisis y el rigor de la experimentación que observamos, esas prioridades son prioridades por una razón. Pero si nos fijamos en los teatros, esas prioridades pueden parecer un poco diferentes.

Así, en el INDOPACOM, los fuegos, la defensa aérea y contra misiles y la red son algunas de las piezas realmente críticas, además del Future Vertical Lift, yo diría. Si miras a Europa, serán los fuegos a larga distancia, la red, los vehículos de combate de nueva generación y la letalidad de los soldados.

P: ¿Cómo se está diseñando esa fuerza del futuro?

R: El General Milley [el 39º Jefe del Estado Mayor del Ejército, de 2015 a 2019], nos preguntó: ¿en un mundo perfecto, cómo sería esa fuerza? Nos pidió que construyéramos un diseño con recursos ilimitados, que reflejara los preceptos y principios de las operaciones multidominio. La llamamos cariñosamente la White Board Force.

CSA 40 [el nuevo Jefe de Estado Mayor, el General James McConville] y el General Murray, el comandante de la AFC, nos pidieron que hiciéramos un diseño basado en recursos. Eso es lo que se llama el AimPoint. Refuerza el conjunto de fuegos y nos permite definir mejor nuestra experimentación, análisis y programación.

Necesitamos una actitud reforzada hacia el futuro tanto en el INDOPACOM como en Europa, nada parecido a los años 80, aunque mayor que la que tenemos ahora. Eso obviamente va a ser informado por las decisiones en materia de recursos, pero ya el Ejército [está reactivando] un Cuartel General adicional de Cuerpo de Ejército con un Puesto de Mando Operacional Avanzado [en Europa].

P: ¿Cómo se organizará el AimPoint Army de forma diferente para el combate?

R: Las Brigadas (Brigade Combat Team) se parecerán en gran medida a lo que se puede ver ahora mismo, porque todavía hay que hacer fuego, moverse y comunicarse. Desde Brigada para abajo, lo que se ve no cambiará mucho, excepto por su capacidad de conectarse con los otros activos. ¿Por qué es eso? Porque estamos combatiendo en el ámbito multi-dominio, lo que significa tener acceso a ciber, acceso a los activos espaciales, en ciertos casos a nivel táctico. Tienes que tener los enchufes para conectarte a los activos nacionales.

En los niveles superiores a Brigada, lo que tenemos que hacer es construir nuestra capacidad para luchar a gran escala, un combate de nivel de Teatro. Esos escalones que hemos hipotecado un poco en los últimos 20 o 30 años, porque nuestras Brigadas eran tan poderosas en relación con nuestros oponentes.

Hoy, como estamos siendo disputados en todos los dominios y nuestros dos competidores pares están invirtiendo en sus ejércitos, tenemos que reconstruir algo de esa capacidad, con la particularidad de que hay que tener una guerra de información, hay que tener cibernética, hay que tener acceso al espacio. Así que en cada nivel tendrías esa capacidad de luchar contra todos los dominios e integrarlos.

Cada escalón tiene problemas distintos que deben ser resueltos para permitir a la Fuerza adquirir una posición de ventaja. A veces eso requiere que cada escalón tenga capacidades distintas.

La rivalidad [sin guerra] es el primer problema conjunto que debe ser resuelto. Francamente, un comandante de Brigada no puede proporcionar los recursos, las soluciones, y las decisiones, para competir con un competidor paritario. Eso tiene que mantenerse en el nivel de tres y cuatro estrellas (generales).

En caso de conflicto, se requiere fuego de largo alcance para atacar a las Fuerzas conjuntas rusas o su equivalente chino. Una vez más, ese comandante de Brigada no tendría necesariamente ni los medios ni la autoridad para atacar los objetivos de los que hablamos con fuegos a larga distancia. O sea que eso se tiene que hacer en un nivel diferente.

Hay problemas que el comandante de una Brigada no resuelve a nivel de Teatro, que deben ser resueltos a un nivel más alto.

P: ¿Qué tipo de capacidades de alto nivel de la era de la Guerra Fría se están recreando, como por ejemplo las formaciones de artillería a nivel de Cuerpo de Ejército?

R: La capacidad de integrar los fuegos en cada escalón es realmente importante para poder combatir a escala.

¿Cómo hemos hecho? Bueno, por ejemplo, hace un par de años devolvimos a la División los fuegos de la Brigada, lo que podría verse reforzado, a medida que avancemos.

Además, el mando de los fuegos de Teatro, por ejemplo, es un resultado directo del AimPoint. En el último ciclo del TAA [Total Army Analysis], dejamos una parte de la estructura que podríamos diseñar de acuerdo con ella. Así que eso no existe [todavía].

P: ¿Qué pueden hacer a corto plazo? Ya tienen una Multi Domain Task Force experimental en el Pacífico y otra que se está levantando en Europa.

R: Tenemos AimPoint, tenemos esta orientación hacia el futuro, pero el General McConville dijo, ” hey, quiero tener cosas ya, porque se necesitan, y es la capacidad de penetrar con fuegos de largo alcance, con la capacidad de integrar todos los dominios.

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.