Acortando la “Cadena de Muerte”

Black Hawk UH-60 lanza un mini-drone ALTIUSSobre el desierto del suroeste, los drones grandes y pequeños evitan de forma autónoma las amenazas antiaéreas, mientras alimentan con datos de objetivos en tiempo real a través de una red de IA a las tropas en tierra.

En los 100o F de temperatura del desierto de Yuma, los soldados perciben cómo la inteligencia artificial (IA) puede colaborar en el combate futuro. Los datos obtenidos del reconocimiento aéreo alimentan automáticamente los mapas digitales de mano con las amenazas y los objetivos, mientras que las aplicaciones de los teléfonos inteligentes les permiten tomar el control temporal de los aviones teledirigidos, que pasan de observar con sus sensores a disparar misiles, es decir, cuando las redes funcionan los neumáticos no explotan.

“Hemos sufrido reventones de ruedas de drones Grey Eagle en la rampa de despeque, debido al calor”, me dijo el general de brigada Walter Rugen. “Algunos trabajan 20 horas al día” para que los diferentes sistemas del Ejército intercambien datos que nunca fueron diseñados para compartir.

Pero el objetivo de los ejercicios del Army’s Project Convergence en el Yuma Proving Ground este otoño ha sido tomar las grandes ideas del Ejército para la guerra futura y ponerlas a prueba en el mundo real. Se quiere averiguar qué funciona y qué necesita ser arreglado, y descubrirlo lo antes posible, cuando es mucho más barato hacer cambios. Eso es en lo que se falló en el último intento de vincular los drones y tropas de tierra de forma tan ambiciosa, en el programa Future Combat Systems, cancelado en 2009.

Once años más tarde, la tecnología podría finalmente estar logrando esa visión. En una prueba reciente, el jefe del Army Futures Command, el General John Murray, dijo que los algoritmos de procesamiento de datos de la IA habían sido capaces de reducir el tiempo entre la detección de un objetivo y el disparo con artillería, la ” cadena de muerte”, que normalmente necesita decenas de minutos para completarse en 20 segundos.

El general de brigada Rugen está trabajando en el componente de apoyo aéreo de esa compleja ecuación. Como jefe del equipo de modernización del Future Vertical Lift, supervisa el desarrollo no sólo de nuevos aviones de alta velocidad para el Ejército, que sustituirán a los helicópteros y aviones no tripulados existentes, sino también de la electrónica y las arquitecturas técnicas que los conectan entre sí. En el experimento de este otoño, el Ejército está empleando sustitutos estándar para probar tecnologías y tácticas para la futura flota que planea construir.

En Yuma, el equipo de Rugen está volando tres Grey Eagles RQ-1C muy modificados (la versión mejorada del Predator para el Ejército), un dron de largo alcance que puede volar misiones de hasta 40 horas, dependiendo de la versión. Estos drones ya fueron personalizados con nueva electrónica para experimentos anteriores y han volado más de 1.200 horas en los últimos dos años, me dijo Rugen. En el Project Convergence, están llevando una variedad de cargas útiles, incluyendo sistemas de guerra electrónica para detectar e interrumpir las transmisiones enemigas a larga distancia.

La gran innovación en este caso, dijo Rugen, es un prototipo de interfaz plug-and-play, una versión temprana de la futura Modular Open Systems Architecture (MOSA), que hace mucho más fácil y rápido conseguir que un nuevo pod trabaje en el dron por primera vez, sin una integración técnica laboriosa o recertificaciones de seguridad que consumen mucho tiempo.

Multi-Domain Operations
Multi-Domain Operations, o All Domain Operations, prevé una nueva colaboración a través de tierra, el mar, el aire, el espacio y el ciberespacio (gráfico del Ejército)

El equipo también está usando mini-drones ALTIUS, que se pueden lanzar como misiles desde helicópteros, en este experimento, un par de UH-60 Black Hawks, y luego ser recuperados para su reutilización. En este ejercicio, el Ejército ha probado por primera vez un sistema de recuperación, que consiste en un cable para atrapar al dron, dijo Rugen. Antes, los mini-drones aterrizaban sobre sus panzas. Aunque tanto sus fuselajes como su electrónica son bastante baratos, gustaría reutilizarlos cuando fuera posible.

El ALTIUS, que ha volado más de 200 horas en experimentos del Ejército hasta ahora, es un sustituto de un futuro sistema llamado Air-Launched Effects (ALE), que prevé helicópteros de exploración tripulados que lancen enjambres de mini-drones para cubrir el campo de batalla. En Yuma hasta ahora, el equipo ha tenido “seis ALE a la vez, cubriendo aproximadamente 60 kilómetros”, dijo Rugen, pero pronto harán crecer el enjambre a ocho.

Tanto los mini drones ALTIUS de corto alcance como los más grandes y de mayor alcance, Grey Eagles, son lo suficientemente autónomos como para desviarse alrededor de los peligros reportados, desde el mal tiempo hasta los presuntos emplazamientos de misiles tierra-aire. “La aeronave sabe cómo volar”, dijo Rugen. “No necesitamos volar la aeronave [por control remoto]; eso es lo que podemos automatizar”.

Pero si los soldados en tierra quieren tomar algún grado de control manual, pueden hacerlo, dijo Rugen. Usando el Android Tactical Assault Kit (ATAK) o su equivalente en Windows, WINTAK, las tropas pueden ordenar a un dron adónde mirar con sus sensores, hacer que ataque a un objetivo o darle un nuevo rumbo.

Sin embargo, lo más importante que hacen los drones es completamente automático, cuando funciona. Están alimentando con datos de reconocimiento en tiempo real a la red inalámbrica táctica. Los algoritmos de la red combinan esos datos con información de otras fuentes para actualizar los mapas digitales que las tropas ven en ATAK y WINTAK, hacer coincidir las amenazas con la mejor arma para eliminarlas, y descargar los datos de los objetivos a los sistemas de control de fuego como el AFATDS de la artillería.

En la red del campo del Yuma Probing Ground, “hay un nivel superior, un nivel de tierra, un nivel aéreo, y luego estamos trabajando en ese nivel aire-tierra, que ha constituido el grueso del trabajo, porque es difícil”, me dijo Rugen. “Esa red está, a veces, alimentando al COP Aire-Tierra”, la imagen operativa común de las fuerzas amigas y enemigas que se muestra en el mapa digital.

Conseguir que todos estos sistemas funcionen juntos es un enorme esfuerzo de equipo, enfatizó RugenColaboran en él, el Project Maven, el proyecto pionero de IA del Pentágono para localizar algorítmicamente los objetivos en los datos de vigilancia; el US Special Operations Command, pionero en el apoyo aéreo cercano a pequeñas unidades de primera línea; los laboratorios del Energy Department’s Sandia National Laboratories; el Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory; y el contratista TrellisWare, cuya onda TSM es la espina dorsal del enlace aire-tierra para el Project Convergence en su conjunto, dijo, su Future Vertical Lift Cross Functional Team está trabajando con los CFTs para el Long-Range Precision Fires, Next  Generation Combat Systemes, the tactical network, and Assured Precision Navigation & Timing (que lidera el uso de datos satelitales por parte del Ejército), así como las Army-wide task forces fpara la Artificial Intelligence and Intelligence, Surveillance, and Reconnaissance.

El ejercicio del próximo año Project Convergence, según el Ejército, incorporará a la Fuerza Aérea para trabajar en una All-Domain Command & Control (JADC2) para compartir datos de objetivos entre los ejércitos.

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.